| 01 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Juanma Moreno y Ximo Puig en uno de sus encuentros
Juanma Moreno y Ximo Puig en uno de sus encuentros

¿Quiere copiar Ximo Puig el ‘modelo Juanma Moreno’ de cara a 2023?

En presidencia de la Generalitat ven la parte positiva de Andalucía: consideran que ha ganado la moderación y la gestión, así como la marca personal, y apuntan a ese modelo para Puig

| E. M. Edición Valencia

Quien no se consuela es porque no quiere, y más en política, donde tras la arrolladora victoria de Juanma Moreno en Andalucía y la debacle de la izquierda, cada uno saca las conclusiones que más le interesan. En el Palau de la Generalitat el equipo del presidente, Ximo Puig, más allá de la presión que mete el resultado en Andalucía a Puig para tomar una decisión respecto a Mónica Oltra, sacan otras conclusiones como el mensaje que se desprende de esas elecciones y la causa del triunfo de Moreno.

Más allá del desgaste de la marca PSOE o la revalorización de la marca PP, en el equipo de Puig consideran el éxito de Juanma Moreno un triunfo de la moderación y de la gestión y la estabilidad del gobierno andaluz, así como de una forma de hacer política tranquila y sin estridencias que el propio Ximo Puig ha intentado reivindicar también para él.

Ya lo verbalizaba el propio Puig cuando le preguntaron por los resultados: “los andaluces han optado por la estabilidad y por un gobierno potente” y que “las últimas crisis han reforzado a los gobiernos electoralmente, algo que ha ligado con la gestión de la pandemia”. Por cierto, Puig tiene una buena relación personal con Moreno y ambos defienden la misma posición respecto a la reforma de la financioación autonómica.

 

Y esta lección de Juanma Moreno es precisamente lo que se pretende imitar con Puig de cara a 2023: vender gestión, con hitos como la llegada de la gigafactoría de Volkswagen, y protección social, a la vez que presentar también a Puig como un líder tranquilo frente a sus socios de Compromís o Podemos o la posibilidad de que Vox entre en el gobierno de la Generalitat si suma con el PP.

Precisamente el voto útil de la moderación, antes en partidos como Ciudadanos, ha ido todo al PP en Andalucía, que se ha considerado la mejor opción de estabilidad y de freno a los extremos, y eso busca Puig. Además, Juanma Moreno ha hecho una campaña muy personal y muy centrada en los andaluces, muy regionalista, sin casi presencia de líderes nacionales, sin casi marca PP, y con la bandera andaluza como estandarte. Una campaña exprimiendo el papel presidencial de Juanma Moreno que puede servir de cara a imitar por Puig en 2023.

Eso sí, Juanma Moreno tenía a su lado a un dócil Ciudadanos y no un molesto Compromís con una vicepresidenta enrocada en no dimitir tras su imputación, y un Podemos que no arranca, unido a que parece que el tirón que en su día tenía Pedro Sánchez, ahora resta. Son territorios distintos, pero en el Palau de la Generalitat miran ya al ‘modelo Juanma Moreno’.