| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Imagen de Ximo Puig, president de la Generalitat, Raquel Sánchez, ministra de Transportes y Joan Ribó, Alcalde de Valencia, haciendo visible dicho acuerdo.
Imagen de Ximo Puig, president de la Generalitat, Raquel Sánchez, ministra de Transportes y Joan Ribó, Alcalde de Valencia, haciendo visible dicho acuerdo.

Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento ponen fin a una reivindicación histórica

‘València canvia km 1’, con un coste de 550 millones de euros, permitirá soterrar las vías del ferrocarril convencional y de alta velocidad a su entrada en la ciudad del Túria.

| Sergi Tarazona Edición Valencia

El año 2010 fue uno de los años más significativos para la ciudad de Valencia, el tren de alta velocidad llegaba a el ‘cap i casal’ para conectar Valencia con las grandes ciudades estatales. Hoy, 28 de julio de 2023, será otra de las fechas a recordar en un futuro debido a que, desde la llegada del AVE, las obras de soterramiento de las vías significarán un antes y después en una ciudad que reclamaba, desde todas las esferas, una actuación tan significativa e histórica que pone fin a una división de la ciudad desde hace 170 años. Para sellar y firmar tal acuerdo, Ximo Puig, President de la Generalitat, Joan Ribó, Alcalde de Valencia, y Raquel Sánchez, ministra de Transportes, han certificado dicho acuerdo en un acto en el Palau de la Generalitat.

Según la propia ministra de transportes, durante su intervención, esta actuación es una reivindicación histórica de la ciudad “desde el año 2003”. "Se abre una nueva etapa en la integración del ferrocarril en València y en el desarrollo del Corredor", así como unas "inmensas posibilidades para la Comunitat en los próximos años para mejorar la vida de los valencianos”, afirmaba la titular de Transportes.

La actuación, que tendrá un coste total aproximado de 550 millones de euros, va a permitir realizar ocho actuaciones, entre las que destacan el nuevo canal de acceso, que contempla el soterramiento de todas las vías de acceso a las estaciones de Valencia Nord y Joaquín Sorolla, prolongando los túneles del nudo sur, y la remodelación de la estación de Joaquín Sorolla. Se contempla una dotación de 550 millones, financiados al 50% por el Estado, un 25% por la Generalitat y el mismo porcentaje por el Ayuntamiento. Asimismo, está previsto que 163 millones vayan a cargo de los fondos europeos Next Generation.

Para Sánchez, uno de los motivos que ha acelerado la realización de estas actuaciones es “liberación del transporte” que, según la titular de Transportes “a aumentado de forma considerable el número de usuarios”. Por este motivo, de los 550 millones del coste total, 530 serán asumidos por Adif, y los 20 restantes por el administrador ferroviario.

El president de la Generalitat y el alcalde de Valencia han coincido en pedir que las actuaciones para completar la reordenación ferroviaria en la capital valenciana —con el túnel pasante y la doble plataforma Valencia-Castellón con ancho europeo— se hagan con rapidez.

"Ministra, sabes bien que esta es una de esas antiguas reivindicaciones. Se ha hablado mucho de este proyecto, pero la diferencia es que ahora quien habla es el BOE y por eso la directora de Adif nos ha dicho que en los próximos días se va a subir a la plataforma la licitación. Por eso doy las gracias a la ministra y al Gobierno. El Ministerio está liderando este esfuerzo compartido de las tres administraciones que va a cambiar València pero también al Comunitat Valenciana", ha remarcado el jefe del Consell.

Fin a la “muralla de hierro”

Puig Puig ha señalado que, si hace un siglo y medio València derribó la muralla medieval para crecer, hoy "empieza a derribar la muralla de hierro que significan las vías, la fronteras que separa los barrios de sur de la ciudad como una cicatriz y todo por los 17 centímetros que mide de alto un raíl". "El abismo urbano empieza a desaparecer", ha resaltado.

 

Joan Ribó —que ha afirmado que hoy es "uno de los días en los que más contento está de ser alcalde de València”— ha calificado la firma del convenio de "hito fundamental" para el 'cap i casal' y para el Corredor Mediterráneo. Ha hecho notar que durante su ejecución, que se espera que acabe en 2027, se irá viendo cómo cae "el muro" que divide a la ciudad desde hace más de 170 años con la supresión del puente conocido popularmente como Scalextric, el logro de la conexión de Extramurs y el Eixample y la finalización definitiva del Parc Central, que "esperamos en un futuro próximo”.

“Apuesta” por el Corredor Mediterráneo

En su intervención, la ministra ha destacado igualmente la "apuesta inequívoca" del Gobierno por el Corredor Mediterráneo, dado que "en todas las CCAA por las que discurre ya hay obras en marcha, además de proyectos y estudios informativos”.

 

Entre otros datos, ha recordado que en los últimos cuatro años se han licitado más de 3.600 millones de euros, lo que supone "un ritmo de una licitación de obras por semana"; que los PGE-2022 consignan más de 1.720 millones de euros, de los que uno de cada cuatro se está invirtiendo en la Comunidad Valenciana; que se van a dedicar más de 1.556 millones de euros de los fondos europeos de Recuperación a acelerar la o que se ha aumentado la longitud de este Corredor en 233 kilómetros.