| 21 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Alejandro Soler, diputado nacional y ex alcalde de Elche
Alejandro Soler, diputado nacional y ex alcalde de Elche

Alejandro Soler remueve el avispero socialista con su órdago en Alicante

La maniobra ha cogido por sorpresa al factótum del partido de la provincia y no ha sentado bien a Ximo Puig y a su equipo en la dirección del PSPV-PSOE

| A.Errazu Edición Valencia

Cuando se creía que Alejandro Soler estaba amortizado tras la caída de José Luis Ábalos, el exalcalde de Elche y director general de la empresa pública estatal del suelo (SeEPES) ha vuelto a dar la sorpresa al aliarse con Rubén Alfaro, primer edil de Elda, presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FMVP), y hasta hace poco ‘controlado’ por el exsenador Ángel Franco.

Soler se ha propuesto ser el secretario general del PSPV-PSOE en la provincia de Alicante, silla que ocupa José Chulvi, alcalde de Jávea, cuya continuidad está por definir. Este órdago lanzado por el también diputado nacional, que controla la agrupación local de Elche y tiene maniatado al alcalde Carlos González -casi todo su equipo es sanchista-, no ha sentado nadie bien a Ximo Puig, y menos, a José Muñoz, secretario de Organización socialista, que se ha quedado sin palabras. Tampoco a Franco, que controla Alicante y su comarca y que apuesta sin fisuras por un bloque común encabezado por el presidente de la Generalitat Valenciana.

Nadie, muy pocos, se esperaban este movimiento de última hora, que ha puesto patas arriba al partido cuando todo parecía encauzado con la ‘decapitación’ política de Ábalos. Y menos cuando estamos en la cuenta atrás para el calendario congresual. Primera batalla, el federal, en octubre; segunda, el nacional, en noviembre; y, a partir de ahí, todos se echan al monte para ‘colocarse’ en la provincia.

Es un mal presagio cuando hay una consigna en el PSOE, consigna que no solo viene de quien dirige el Consell, sino también desde Moncloa. De hecho, Pedro Sánchez no ha dudado en ‘suprimir a su guardia pretoriana’ para intentar remontar el vuelo.

Es muy curiosa la reacción de Rubén Alfaro, que siempre o casi siempre fue una apuesta de Franco. Pero al ex senador, como pasaba en la Roma imperial, le han traicionado los suyos. Alejandro Soler lo hizo en su momento, y hasta la caída de Ábalos no le ha ido mal. Con todo, Alfaro podría dar un paso atrás tras, según indicaron en la noche de ayer fuentes del PSPV.

Pero pese al movimiento del diputado nacional los números no le dan, (Ángel Franco, Toñi Serna y Toni Francés suman más, controlan más territorio en la provincia) lo que puede significar que en dos años el propio Soler sea historia en el PSOE si la apuesta le sale mal. O no, nunca se sabe en un partido que cuando huele a congresos se desangra públicamente para regocijo de una derecha sedienta por recuperar poder, sobre todo en la Comunidad Valenciana. El avispero socialista se ha agitado en el momento menos oportuno. Y hay alguna avispa cargada de bastante veneno.