| 20 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
 Oriol Bohigas
Oriol Bohigas

Fallece el gran arquitecto Oriol Bohigas

Oriol Bohigas nació el 20 de diciembre de 1925 y ha sido uno de los grandes arquitectos de la Ciudad Condal con una vida repleta de logros

| José María Lozano Edición Valencia

Es triste la tarea de escribir un obituario. Así empiezo esta fría mañana, tras saber que ayer martes 30, el último día de noviembre, a los 95 años de edad y sabiduría, murió en su Barcelona natal Oriol Bohigas, algo más que un arquitecto: un activista de la arquitectura y un torrente de energía humana a su servicio. Es triste escribir cuando la vida de alguien se apaga, y difícil contarlo de quién ha brillado tanto y con tanta fuerza.

Junto a sus entrañables colegas, el también catalán Josep María Martorell y el británico David Mackay fundó por los sesenta el que de inmediato fuera prestigioso estudio internacional MBM. Catedrático de Proyectos de la Escuela de Barcelona desde 1971, ocupó durante tres años la dirección del centro en plena transición española (fue entonces cuando un joven Quetglas -hoy catedrático que también le llora- encabezó el tabicado de la puerta de su despacho en el emblemático edificio de la Diagonal que amplió otro genio contemporáneo, José Antonio Coderch) hasta su compromiso municipal como delegado y consejero de urbanismo, para acabar siendo - entre 1991 y 1994- Concejal de Cultura de la Ciudad Condal en las filas del PSUC en las que siempre militó.

Su prolífica obra construida compite con su propia producción investigadora y escrita. Si la primera exige de un auténtico catálogo razonado por su extensión y profundidad, la segunda -con más de dos decenas de libros publicados- incluye tres títulos especialmente reseñables: Arquitectura Modernista (1968), La Arquitectura española de la Segunda República (1978) y Desde los Años Inciertos (1989), titulado en catalán Combat d`incerteses. Dietari de Records.

En el 92, desde su responsabilidad municipal organizó y dirigió con mano tan hábil como férrea la arquitectura de los JJOO Olímpicos españoles y el inteligente proceso de diseño, construcción y gestión de la Villa Olímpica del antiguo Poblenou industrial, concitando la presencia de lo más granado de los arquitectos españoles y figuras internacionales de la importancia de Gregotti, Gehry, Isozaki o Siza. Simultáneamente se construía en el Berlín occidental del IBA de Joseph Kleihues, su
edificio de viviendas junto al muro de la vergüenza que no tardaría en caer. ¡Cuántas
veces lo visité después en viajes de estudio con mis alumnos valencianos!

Generoso con su tiempo y especialmente accesible para los jóvenes a los que trataba como un padre mandón y cariñoso, tuve ocasión de tratarlo en el plano académico cuando Vicente Galvañ me contó en su equipo de dirección de nuestra Escuela de Valencia. Especialmente beligerante con una reforma de los estudios universitarios de arquitectura en España, que no prosperó por la oposición de los profesores más jóvenes (entre los que yo me encontraba), hoy añoro muchas de sus
premisas conceptuales. Como añoro su colaboración entusiasta en las numerosas ocasiones que lo invitamos en la Universidad Politécnica y en el Colegio de Arquitectos.

Siempre nos abrumó con su capacidad de improvisación, seducción y convencimiento. De entre tantas, permítaseme citar las Jornadas “Proyectar hoy en la ciudad de ayer. Creatividad y Cultura” celebradas en el Colegio de Arquitectos en 1987, que tuve el honor de organizar durante el primer decanato de Alberto Peñín. Una auténtica lección magistral dictada cuando apenas se estrenaba la Ley de Patrimonio Histórico Español, doce años antes de la primera de patrimonio cultural valenciano y en plena intervención de Giorgio Grassi y Manuel Portaceli, flamante Mestre hoy de la arquitectura valenciana. El debate acerca de construir sobre lo construido continua abierto, pero la ausencia de Bohigas lo deja ya inacabado para siempre. Descanse en paz nuestro maestro.

 

José María Lozano es presidente de la Comisión de las Ciencias del Consell Valencià de Cultura y catedrático de arquitectura de la Universitat Politècnica de Valencia