| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
María José Catalá, síndica del PP en Les Corts
María José Catalá, síndica del PP en Les Corts

Catalá no le pide una reunión a Puig porque quiere que él tome la iniciativa

La síndica de los 'populares' en Les Corts no ha formalizado una petición al 'president', como sí hicieron en Cs y Podem, para que sea Puig quien lo haga

| Jonathan Martínez Edición Valencia

El balance general del año 2021 ha resultado más que positivo para María José Catalá. Su nombramiento como síndica del grupo Popular en Les Corts, sumado a su cargo de portavoz en el Ayuntamiento de Valencia, le ha permitido ostentar una mayor cuota de poder orgánica a fin de impulsar su candidatura como sucesora de Joan Ribó. Pero con tantas emociones, hay un asunto que ha pasado por alto: el de su encuentro con Ximo Puig.

El protocolo parlamentario establece que los nuevos portavoces de cada grupo en Les Corts deben mantener una reunión con el jefe del Consell para confrontar ideas y poder ‘tantear’ las intenciones con el objetivo de actuar en consecuencia. Sin embargo, desde que Catalá fuese nombrada síndica en sustitución de Eva Ortiz el pasado mes de septiembre, ni tan siquiera se ha visto un amago entre las partes de querer formalizar el encuentro, como sí ha ocurrido recientemente con la portavoz de Podem, Pilar Lima, y de Ciudadanos, Ruth Merino. 

En ambos casos, fueron ellas mismas -a través de sus grupos- quienes solicitaron la reunión al ‘president’ de la Generalitat, que no tardó en dar el visto bueno a poder debatir. De hecho, Ruth Merino resultó elegida por unanimidad síndica de Ciudadanos el pasado 26 de marzo en sustitución de Toni Cantó y en menos de un mes, el 20 de abril, fue recibida por Ximo Puig en el Palau de la Generalitat.

A preguntas realizadas por ESdiario, María José Catalá admite que desconoce cuáles deben ser los protocolos al respecto y entiende que corresponde a Ximo Puig tomar la iniciativa ya que “ostenta el apoyo de la Cámara”. “Me hubiese gustado que tuviera ese detalle conmigo, pero tampoco hay ningún problema”, sentencia Catalá.

Una afirmación que, eso sí, contrasta con el empeño del líder de los Populares, Carlos Mazón, de recriminar a Ximo Puig la tardanza en mantener un encuentro que finalmente pudo materializarse el pasado 27 de diciembre. Tras el mismo, que se prolongó durante una hora en un ambiente de cordialidad y de normalidad, el ‘president’ aseguró  que "como siempre", atenderá "cualquier propuesta que favorezca al conjunto de la sociedad valenciana desde el consenso y el máximo acuerdo".

En la rueda de prensa posterior organizada por Carlos Mazón no estuvo presente María José Catalá, pese a confesar que se trató de una cuestión “coordinada” dentro del partido y que tuvo conocimiento de las conclusiones del mismo. "En el momento en el que se decida que la síndica tenga que ir al Palau, la síndica no tendrá ningún problema en acudir", sentencia.

Réplica del PSPV

El síndic del PSPV en Les Corts, Manolo Mata, ha confirmado minutos después de estas declaraciones que si su homóloga en el PP, Mª José Catalá, "está interesada en reunirse con el Ximo Puig sólo tiene que solicitarlo y le recibirá, igual que ha hecho con el resto de portavoces".

Mata también ha rechazado las prioridades que ha marcado el PP para 2022 y sus críticas a la atención a menores tutelados o a la gestión de los fondos europeos de recuperación: "El Partido Popular vuelve a decepcionar presentando como nuevo lo más viejo, con la crítica sin propuesta y la resignación como elemento de futuro".

Es más, ha asegurado que el PP empieza el año como lo acabó: "malencarado, triste, sin ideas y sin ser capaz de generar esperanza ni ilusión entre los valencianos". Y ha defendido, por contra, que el gobierno del Botànic afronta la pandemia, "la peor crisis desde la II Guerra Mundial", con dos objetivos claros: la rehabilitación y reanimación moral, médica y económica de la Comunitat Valenciana, "pero sobre todo con la ilusión de un futuro mejor".