22 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Grezzi posa contento con la camiseta en la que azota a Rita Barberá
Grezzi posa contento con la camiseta en la que azota a Rita Barberá

Cuando Compromís azotaba a Rita y pedía echar al PP con escopetas

La formación de Oltra y Podemos se rasgan las vestiduras y encabezan el veto a Vox por las amenazas, olvidando que no hace mucho ellos no condenaban e incluso instigaban las mismas

| E. M. Edición Valencia

"O tiramos al PP votando o lo tiramos con la escopeta", era una de las frases que dirigentes de Compromís, ahora tan preocupados por el supuesto clima de crispación y 'amenazas fascistas', dedicaban al PP, entonces en el gobierno de la Generalitat. Esta en concreto fue de Joan Sorribes, portavoz de la coalición en Alfafar, y no fue condenada expresamente por los líderes del partido.

Ahora que desde Compromís, Podemos y el PSPV se rasgan las vestiduras porque según ellos Vox no condena los sobres con amenazas mandados en los últimos días a Pablo Iglesias, Marlaska o Reyes Maroto, planteando incluso no debatir con la formación de Abascal -este lunes se canceló un debate en la SER por la negativa de los tres partidos a acudir-, la hemeroteca es muy traicionera y deja al descubierto como Compromís y Podemos hacían burlas con amenazas a dirigentes del PP, no condenaban o incluso las alentaban -recuerden la crispación de la Intifalla y demás-. 

El caso de la escopeta es un ejemplo claro. Estamos en marzo de 2015, a dos meses de elecciones y con el PP aún en el Gobierno. El entonces presidente Alberto Fabra, exigió una rectificación o un desmentido de estas palabras al portavoz de Compromís, Enric Morera. De lo contrario, "no responderé a ninguna pregunta". Compromís no condenó a su representante, de manera que el vicepresidente, José Ciscar, se negó a contestar a las preguntas de ese grupo. Es curioso que ahora Compromís diga que se traspasan líneas rojas, no se condenan amenazas y que se hagan vetos, cuando todo esto ellos ya lo hicieron en 2015. 

Grezzi, Rita y el boicot con insultos y amenazas

Otro episodio famoso de la coalición lo protagonizó Giuseppe Grezzi, actual concejal de Movilidad y entonces asesor de la coalición, experto en agitprop. Grezzi se fotografió con una camiseta en la que salía azotando a Rita Barberá, un gesto para algunos de machismo, para otros de mal gusto y para otros de exaltación de la violencia al contrario. Nadie rectificó ni condenó, al contrario, Grezzi siempre se ha mostrado orgulloso de la hazaña. 

El propio Grezzi era el organizador de grupos de boicot contra Rita Barberá durante sus visitas en la campaña de 2015 a los mercados. Uno de esos boicots acabó con un detenido en el mercado del Cabanyal por insultar y amenazar a la ex alcaldesa. La propia Barberá denunció públicamente "un grupo organizado de un determinado partido político que se llama Compromís, con Grezzi a la cabeza, que están viniendo a reventar actos". Compromís, reventando actos al estilo ultra, no se le veía entonces muy preocupado por preservar la democracia. 

EU tiró huevos a Alberto Fabra

Otros que participaron en actos que derivaron en detenidos fueron los entonces diputados de Esquerra Unida (hoy en coalición con Podemos). Alberto Fabra visitó la UJI y fue recibido con un lanzamiento de huevos por parte de varios estudiantes radicales. Un hombre fue detenido por agredir a un agente de la Policía. Entre los tiradores de huevos se encontraban dirigentes de Esquerra Unida como Víctor Tormo y la entonces diputada autonómica y ahora eurodiputada Marina Albiol. No es que no condenaran el episodio, sino que además lo justificaron y participaron

Como ven, las amenazas y su condena en política para partidos como Compromís o Podemos-EU dependen mucho de quien gobierne y de si las practican ellos. En 2015 se justificaban e incluso reían y azuzaban estos episodios. Gobernaba el PP y había que echarlo como fuera, como decía Compromís. Hoy los protagonistas de esto exigen a los demás líneas rojas y vetos... podrían empezar por aplicárselos ellos mismos