| 06 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rita Barberá con Vicente González Lizondo
Rita Barberá con Vicente González Lizondo

25 años sin Vicente González Lizondo

Hace justo dos décadas y media que nos dejó el icono del valencianismo regionalista, que logró los mejores resultados electorales para esta opción y que fue clave en el cambio de los 90

| E. M. Edición Valencia

El 23 de diciembre de 1996, hace justo 25 años, se paró el corazón de Vicente González Lizondo y con él el valencianismo político de corte regionalista perdía a la figura política que mejores resultados le hizo conseguir en su historia. A partir de ahí, su partido, Unión Valenciana, y todas las sucesivas marcas que han salido después, languidecerían y no han vuelto a ser relevantes en la política valenciana.

Con Lizondo el valencianismo tocó techo, llegó a las instituciones e incluso estuvo a punto de hacerse con la alcaldía de Valencia, pero UV nunca supo digerir este éxito y entre cargos que se iban al PP y luchas internas como la que acabó con el propio Lizondo terminaron disolviéndose en la irrelevancia.  

A punto de ser alcalde 2 veces

Lizondo fue una figura clave de finales de los 80 y principios de los 90. Pudo ser alcalde en dos ocasiones, algo que tocó con la punta de los dedos y que podría haber cambiado la historia de Valencia. La primera a finales de 1988, cuando dimitió el socialista Ricard Pérez Casado. Lizondo presentó su candidatura frente a la de Clementina Ródenas, y logró el apoyo de UV y PP, pero la abstención del CDS le dio la alcaldía a Ródenas del PSOE.

La segunda fue en 1991 cuando en las elecciones municipales todas las miradas estaban puestas en una posible victoria suya, pero Rita Barberá, mandada al Ayuntamiento tas ser desplazada de la candidatura a la Generalitat, logró sacar un concejal más, 9 a 8, y con ello la suma necesaria para que la derecha gobernara en Valencia. Rita estaría 24 años, Lizondo se fue al año del Ayuntamiento por las primeras disputas internas de UV, uno de los males que acabaría con el partido valencianista.

Del Congreso al pacto del pollo

VicenteGonzalezLizondo

Lizondo también fue figura clave para la llegada de Zaplana al Palau de la Generalitat con el llamado Pacto del Pollo (entonces no se ponían nombres tan rimbombantes a los pactos). Lizondo no pidió la deseada conselleria de Educación y Cultura, sino la presidencia de Les Corts. La nueva dirección de Héctor Villalba acabó apartando a Lizondo, fundador de UV, que acabó en el grupo mixto y sufriendo un infarto en las propias Cortes que días después le causaría la muerte, y con ello, la muerte también del proyecto político que encabezaba.

Lizondo, que logró convertirse en noticia nacional cuando dejó una naranja en el escaño de Felipe González en un momento en el que no había redes sociales y en el que hacerse un hueco en el Congreso era más difícil, logró para Unión Valenciana el récord de votos en 1991 con más de 208.000 sufragios y el 10% en Les Corts. Hasta llegó a tener eurodiputado en las elecciones al Parlamento Europeo de 1989, en las que obtuvo 116.575 votos, el 6,79%.

Desde Lizondo, sin embargo, el valencianismo regionalista no ha levantado cabeza. Los intentos por refundar un partido al estilo de UV han sido siempre un fracaso, desde la Coalición Valenciana de Juan García Sentandreu, a la sopa de siglas que le siguió a UV tras su desaparición. Ahora el hijo de Lizondo (tras pasar también por varios partidos) intenta resucitar el pensamiento político de su padre con el proyecto Valencia Unida. Veremos si 25 años después hay espacio o se queda en un intento