| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Imagen de un Ferrari aparcado en la plaza de Manises.
Imagen de un Ferrari aparcado en la plaza de Manises.

Bronca entre la mano derecha de Oltra y el concejal de Policía por un Ferrari

Miquel Real, que sigue en la conselleria de Igualdad, denuncia a un coche de alta gama aparcado en la plaza de Manises y se cabrea con Aarón Cano por su respuesta

| Sonia García Edición Valencia

El que fuera durante años jefe de gabinete de Mónica Oltra, -y uno de sus principales defensores- que sigue ocupando ese cargo en la condselleria de Igualdad con Aitana Mas, Miquel Real ha mantenido un cruce de reproches en una discusión pública con el concejal de Protección Ciudadana en el Ayuntamiento de Valencia, el socialista Aarón Cano, a raíz de un vehículo de alta gama estacionado en la plaza de Manises.

Miquel Real se ha dirigido a través de las redes sociales a la Policía Local de Valencia para denunciar que "los Ferrari pueden aparcar de donde les salga del tubo de escape, aunque sea una plaza peatonal y zona de acceso restringido?",  lo que el concejal y responsable del cuerpo de Policía municipal le responde que haga uso del teléfono 092 para denunciar este hecho.

Así ha comenzado una conversación que rápidamente se ha convertido en un vacile mutuo e incluso han llegado a poner en duda la profesionalidad de ambos. "Pensaba que sabías que el uso de las redes sociales para cuestiones policiales no son la vía. Reitero, llama al 092", le insiste Cano.

Al parecer, el jefe de Gabinete de Oltra, ahora de la nueva vicepresidenta Aitana Más, se ha sentido ofendido con estas palabras y le ha respondido de forma jocosa: "Pensaba que si el concejal responsable de la Policía local ha tenido conocimiento de la infracción a través de este tuit haría algo más que decirme a qué teléfono debo llamar…".  Finalmente el concejal abandona la escaramuza y deja a Real con la última palabra en la boca. 

Por cierto, no ha sido el único cruce de reproches a raíz de la denuncia del Ferrari. Vecinos de Ciutat Vella le contestan a Miquel Real que "es lo que el gobierno municipal ha hecho de Ciutat Vella: ciudad sin ley", algo que no sienta muy bien al jefe del gabinete. Otros en cambio tiran por la ironía y le dicen a Miquel Real que el Ferrari "es que ha vuelto Rus", en referencia al ex presidente de la Diputación que tenía un coche de esta marca.