| 08 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ángel Sampedro, profesor de música
Ángel Sampedro, profesor de música

El requisito lingüístico del valenciano provoca fuga de talento de la Comunitat

¿Debe aplicarse el requisito lingüístico a las eminencias artísticas? El caso de otro prestigioso músico despedido por no tener título de valenciano pone en jaque la obligación

| E. M. Edición Valencia

El prestigioso músico Ángel Sampedro ha fundado dos orquestas en Madrid y Castellón y ha dirigido otra en Salamanca, tiene alumnos en La Haya o en Viena, pero sin embargo se puede quedar sin plaza de profesor en la Comunitat Valenciana por un inconveniente: no tiene un título que acredite su conocimiento de valenciano.

La conselleria de Educación que dirige Compromís ha intentado sustituirle, pero los profesores propuestos estaban menos cualificados que los propios alumnos de Ángel Sampedro, ya que no se trata de jóvenes que se inician en la música. “No vale cualquiera, por eso se han enfadado mucho, ya que ellos tienen todos carrera, alguno incluso dos, con másters”, comenta el profesor al diario ABC.

El caso de Ángel Sampedro surge justo después de que hace unos días se despidiera a otra profesora de música por el mismo motivo, carecer de un diploma que acredite su conocimiento de valenciano, pese a que fuera valencianohablante, y ha puesto en la diana el llamado requisito lingüístico, la obligación de que todo el mundo tenga un título de valenciano pese a que esto suponga una fuga de talento hacia otras comunidades que no exigen este requisito.

 

¿Debe la Generalitat exigir un título de valenciano como requisito a personas con un gran currículum artístico? Ese es el debate que se abre tras los casos de Encarna Grau o ahora Ángel Sampedro, que van a provocar la fuga de talento de gente que está en el circuito educativo valenciano pero que se puede quedar sin plaza por no tener el título de valenciano, aunque incluso lo hablen.

En estos momentos, el gobierno de Ximo Puig vive una guerra interna por veste motivo, exigir mayor titulación de valenciano, como pide Compromís, o pedir un grado elemental como defiende Gabriela Bravo, consellera de Justicia del PSOE. Estos casos, en el ámbito educativo, añaden más presión al debate sobre qué hacer cuándo tenemos a una persona con un gran currículum artístico, pero sin requisito lingüístico.