03 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Puig, el president de una comunidad desbordada por los contagios de covid-19

Qué pasa en la Comunidad Valenciana que se ha disparado la cifra de contagios

En los últimos días supera el 20% de fallecidos por covid-19 del total nacional, tiene acumulados la mitad de casos que el conjunto de Marruecos y todos los parámetros están desbordados

| Redacción Valencia Edición Valencia

Parecen muy lejanos aquellos meses de mayo, junio e incluso septiembre en los que la Comunidad Valenciana presumía de las bajas cifras de contagios comparada con otras autonomías, que algunos dirigentes de Compromís se vanagloriaban en redes sociales de su gestión o que desde el grupo parlamentario socialistas en Les Corts recalcaban su buen hacer frente a los problemas que sufría  Madrid.

La tercera ola ha dado un vuelco a la situación. Durante la actual semana la Comunidad Valenciana está aportando un dramático porcentaje de 20 puntos sobre el total de 100 nacional en defunciones por covid-19. Los datos del martes arrojaban 98 fallecimientos en la autonomía frente a los 404 del conjunto de España. Los del miércoles van en la misma línea: 96 de 464. Todo ello teniendo en cuenta que la población valenciana representa aproximadamente el 11% del conjunto nacional, no el 20%.

Casi ya 10.000 positivos en un día

Si el parámetro de letalidad valenciana es el que más impacta, el resto camina por la misma senda. El dato de este miércoles 20 en España, en contagios, señala 41.576 nuevos positivos; de ellos, 9.810 en la Comunidad Valenciana. Más aún, desde que comenzó la pandemia la autonomía que preside Ximo Puig ha contabilizado 227.817 casos confirmados de covid-19, prácticamente la mitad de los 460.144 que ha comunicado hasta ahora el reino de Marruecos en toda su extensión.

Otro registro cruento que ha sobrepasado la Comunidad Valenciana es el de tasa de contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Ha rebasado la simbólica cifra del millar y se ha situado ahora en 1.075,77, 300 más que la media española, colocada en 736 por 100.000. Todo ello teniendo en cuenta que superar los 250 ya se considera una situación muy grave. El territorio valenciano multiplica por cuatro esa incidencia.

638 pacientes ingresados en el último día

Y así parámetro a parámetro, como en el de pacientes ingresados, con 638 en las últimas 24 horas y un total de 4.655 en planta, el 38,6% del total, mientras que los ingresos en UCI por covid-19 rebasan el 55,30% del conjunto de camas en UCI, también más del doble del 25% que establece el Ministerio de Sanidad como umbral.

El sindicato CSIF alerta de que todas las UCIs de departamentos de salud de los que dispone datos están saturadas. La misma central sindical hoy mismo denunciaba la falta de planificación en la vacunación, con carencia de dosis y cita para la revacunación a quien ya la tuviera puesta o con gran parte del personal de la sanidad valenciana en primera línea sin recibir ni siquiera la dosis inicial.

 

Esa falta de planificación ha sido una crítica generalizada desde marzo al Consell, primero con la protección al personal sanitario que brilló por su ausencia o escasez, y después con las medidas que ha ido adoptando, casi siempre a rebufo de los acontecimientos y trufada de disputas internas entre los socios del tripartito.

La comisión de políticos que decide

Para acallarlas, Presidencia de la Generalitat configuró la denominada comisión interpartamental, un grupo de políticos compuesto por dirigentes de las tres formaciones que gobiernan (PSPV, Compromís y Unides Podem) que es quien adopta las decisiones y restricciones. De ese comité no forman parte científicos ni expertos en salud pública. Únicamente cargos públicos con trayectoria política y no sanitaria.

 

Los acontecimientos se suceden y los contagios se disparan a velocidad vertiginoso mientras los retrasos en la realización de pruebas PCR y confirmación de datos se alargan más de una semana desde que el usuario se acerca o llama a su centro de salud. Tiempo más que suficiente para que pueda haber provocado contagios en su entorno ante el desconocimiento de si tiene covid-19 o no.

Esa demora en la realización de las test se suma a la escasez de personal sanitario, tanto en hospitales como en centros de Atención Primaria, a las dificultades policiales para aplicar las medidas de control y a un Consell que aplica decisiones de cariz político y subjetivo y sin acompasarlas a los tiempos y produce un cóctel explosivo que está devastando la Comunidad Valenciana.