| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
En su valencianismo coincide un amplio número de pequeños partidos
En su valencianismo coincide un amplio número de pequeños partidos

El relanzamiento del valencianismo regional: de Valencia Unida a Lo Nostre

Dos nuevos partidos y una coalición tratan de avivar un segmento caracterizado por una oferta muy amplia de formaciones pequeñas y con escaso éxito electoral

| H. G. Edición Valencia

El valencianismo regionalista empieza a bullir. El hecho de haber superado la mitad de legislatura y empezar a atisbar el horizonte de 2023, año de las elecciones municipales y, previsiblemente (salvo que el president de la Generalitat, Ximo Puig, decida adelantarlas), de las autonómicas, está activando la sangre política de un valencianismo antagónico al de Compromís y que ve precisamente en el desgaste de la coalición nacionalista de los Oltra, Ribó o Morera una oportunidad para rebrotar.

Dos partidos, dentro de un prolífico minifundismo político, representan ese empuje por haber emergido más recientemente (ambos han florecido en este 2021) y haberlo hecho con ruido en redes sociales y algunas características que los diferencian del resto de su segmento.

Por una parte se halla Valencia Unida, una formación que se define como "valencianista, integradora, trasversal, ecologista y vertebradora". Su rostro más reconocible lo constituye el empresario Vicente González Lizondo, hijo del histórico diputado nacional, primer teniente de alcalde de Valencia y presidente de Unión Valenciana -entre otros cargos- del mismo nombre y apellidos.

Vicente González  Lizondo

Por tanto, y el contrario que la inmensa mayoría de los partidos de su ámbito, parte con un apellido identificable para una parte del electorado, sobre todo si ha superado los 45 años. También dispone, a diferencia de otros grupos que persiguen el mismo objetivo, de más recursos económicos aportados por algunos de sus fundadores.

En cualquier caso, sus muñidores llevan meses llevando a cabo una labor en la sombra cuyo fruto pretenden presentar maduro en su congreso fundacional a celebrar en octubre. De manera paralela mostrarán Valencia Unida en sociedad. Antes, desplegarán su web.

Precisamente por el nítido diseño de su página digital destaca la otra formación que se ha lanzado al ruedo electoral desde este nicho. Para ello ha elegido una expresión tan autóctona en lengua vernácula como Lo Nostre. Se califica como "valencianista de centro, constitucional, liberal y moderada", además de como "regionalista" y reivindicadora de la herencia del ´Antic Regne de Valencia´. 

Tomás Meliá

Este colectivo político, que insiste en su mensaje en que abarca las tres provincias de la Comunitat por igual, tiene como presidente al abogado Tomás Meliá, que subraya el mensaje, frente a las habituales etiquetas, de que no son "ni derechas ni de izquierdas". Inscritos en el registro de partidos este año, al igual que Valencia Unida, hacen hincapié en "la necesidad de que la Comunidad Valenciana tenga la representación y la influencia que merece".

De manera paralela a ambas formaciones se está produciendo una confluencia de agrupaciones políticas y afiliados desencantados en la coalición l´Encontre, que huye del membrete de partido, ya que, según hacen hincapié, "la cooperación está por encima de personalismos y marcas".  Abarca desde concejales de formaciones valencianistas salpimentados en ayuntamientos, como los de Avant en Albal (María José Hernández y Joan Carles Puchalt) a lo que era la agrupación de Som Valencians en Torrent.

Su mensaje consiste en pacto de “máximos donde el protagonismo esté en las políticas y no en la creación de unas nuevas siglas. Una alianza con la que se pueda sacar al pueblo valenciano del ninguneo y el ostracismo político en el que históricamente nos están sometiendo", tal como subraya en su etéreo manifiesto.

Mientras los dos primeros partidos y la coalición antes citada se preparan para incrementar sus acciones y difusión a partir de septiembre, otros grupos políticos se hallan en hibernación, decidiendo si continúan por la senda infructuosa que emprendieron hace años, si permanecen en la retaguardia o si se suman a Valencia Unida, a Lo Nostre o a L´Encontre.

Som Valencians (centrada casi exclusivamente en la figura del ingeniero Jaume Hurtado), Poble Democràtic, Renovació Política, Auna o Unio i Germancia se encuentran en esa coyuntura. Mientras, un veterano irreductible al desaliento como Joaquín Corredor no ceja en su empeño de tratar de alzar su voz, en este caso desde una reflotada Derecha Regional Valenciana.