21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La consellera de Sanitat: si al pasaporte sanitario, no a la cartilla verde

Barceló, en una entrevista con motivo del año del estado de alarma, afirma que su conselleria se plantea exigir el certificado de vacunación para acceder a algunos puestos de trabajo

| Redacción Valencia Edición Valencia

La consellera de Sanitat Universal, Ana Barceló, ha resaltado que el pasaporte sanitario que está poniendo en marcha la Unión Europea facilitará la circulación y en cuanto concrete los requisitos "lo pondremos en marcha y lo exigiremos". Por contra, descarta implantar 'una cartilla verde', como se ha puesto en marcha en Israel, que certifique que estás vacunado para acceder a actividades en el ámbito interno, como conciertos o interiores de locales.

En cambio sí que se plantean exigir estar vacunados como requisito para ejercer determinados puestos laborales, como médicos de primera línea o cuidadores de personas mayores o diversidad funcional. No obstante, admite que obligar a la vacunación es "muy controvertido" y requiere cambios legislativos. Por ello, están a la espera de si el Gobierno central "da algún paso para acogernos a él".

Barceló confirma que aún no se ha vacunado y se mantiene en su intención de hacerlo la última como los capitanes de barco, aunque no se atreve a poner fecha porque además se encuentra en "esa franja de edad que aún no tiene vacuna".

Estos detalles los ha comentado en una entrevista con la agencia Europa Press con motivo del año del estado de alarma. En sus declaraciones, también ha tratado de justificar las numerosas restricciones que sufre la ciudadanía de la Comunidad Valenciana, aunque sin aportar unos argumentos contundentes para su aplicación.

Mentalidad de deportista

Barceló afirma comprender la fatiga pandémica, en especial para determinadas generaciones que "sienten que han perdido un año", pero les anima: "Nos queda muy poquito". "Lo importante es llegar al momento de vacunación porque no podemos retroceder", recalca, y, para ello, hay que afrontar esta espera con "mentalidad de deportista" y pensar que para "ganar hay que cruzar la meta".

Asimismo, defiende, ante la crudeza de la tercera ola, la actuación del Consell en Navidad: "Actuamos como consideramos según estaba la situación, pero sí que había en el ambiente lo que sentimos ahora, que estamos deseando poder ir a una terraza y encontrarnos". De hecho, fue "aquel espíritu navideño de salir de compras y de sentirnos un poco más liberados" lo que "hizo que nos confiáramos todos".

Por ello, advierte de que si el mayor número de brotes, entre el 65-70%, se da en el ámbito familiar y social, las medidas que se tiene que adoptar "también son de responsabilidad de cada uno" porque "sabemos que en Navidad hubo muchas reuniones familiares en casas a pesar de que estaban restringidas". "No llegamos a comunicar lo suficientemente bien a la ciudadanía que los espacios cerrados son un riesgo", asume.

Con todo, confía en cumplir el objetivo de llegar a verano con un 70% de la población vacunada, pero apunta que serán los expertos los que determinen con qué porcentaje de inmunidad de rebaño es "suficiente" para poder aliviar muchas de las medidas aunque "otras, como la mascarilla y la distancia, han venido para quedarse".

Barceló comenta que cuando se puso al frente de la sanidad valenciana "nunca" pensó encontrarse con "un escenario" como el que generado por el SARS-CoV-2 y que afronta "viviendo el día con pasión, con ganas y trabajando".

Preguntada por si le gustaría ver el final de la pandemia como consellera, precisa: "Estas circunstancias no me las planteo como qué me gustaría, sino como qué es mejor para la Conselleria de Sanidad".

En ese sentido, constata que "el momento más duro, el más doloroso" siempre es el "de dar el número de fallecidos", un dato que es "difícil de comunicar porque hay que intentar humanizar esas cifras para que los ciudadanos comprendan la gravedad de la pandemia". "Nunca te acostumbras", admite.