| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Fotograma de la película 'La Mort de Guillem'
Fotograma de la película 'La Mort de Guillem'

El Gobierno de Puig gastó 18.000 € para salir en los créditos de una película

La conselleria de Transparencia patrocinó con ese dinero a la película ‘La Mort de Guillem’ coproducida por TV3 y À Punt

| E. M. Edición Valencia

Hay veces que uno no sabe cuáles son las labores de determinadas consellerias que se crean ad hoc para cubrir cuotas políticas. Es el caso de la conselleria de Transparencia que dirige Rosa Pérez, líder de EU, como cuotas de Unidas Podemos en el Consell. Y dentro de sus tareas encontramos algunas tan curiosas como patrocinar una película con marcado carácter político. 

En concreto, la conselleria de Transparencia pagó 18.000 euros a la película ‘La Mort de Guillem’ a cambio de poner el logo de la Generalitat en los títulos de crédito y en el material promocional de la película. Sin embargo, este privilegio de recibir 18.000 euros sólo lo ha tenido ‘La Mort de Guillem’, y entre las competencias de Rosa Pérez no está la promoción del cine, algo que se enmarcaría más en la conselleria de Cultura. 

¿Y por qué ‘La Mort de Guillem’ fue agraciada de esa forma por la conselleria de Unidos Podemos? Quizá porque la película es todo un instrumento de propaganda del pancatalanismo. Producida por dos productoras catalanas y una valenciana, À Punt y TV3 y por el Institut Valencià de Cultura y el Institut de Cinema Català, trata sobre el asesinato del independentista catalanista Guillem Agulló durante una reyerta de bandas ultras en Montanejos. El hecho, que fue real, ha sido desde el momento un símbolo para el independentismo catalán.  

La película fue estrenada a la vez en TV3, À Punt y la televisión de Baleares, y fue aplaudida tanto por el Botànic como por los independentistas catalanes. La conselleria de Transparencia justifica pagar a esta película y no a otras en “hacer llegar el mensaje de que nadie puede ser víctima por sus ideas, y en espacial las basadas en derechos humanos” e incluye el asunto dentro de la “memoria histórica”. 

Las justificaciones de la conselleria no son del todo ciertas. Primero, porque Guillem Agulló no defendía ideas “sobre derechos humanos” -era independentista catalán y radical de izquierdas- y tampoco es un caso de “‘memoria histórica” porque su muerte se produce en 1993. En definitiva, que la conselleria entrega 18.000 euros a este película simplemente para usarla como instrumento político. La pregunta es ¿haría lo mismo Rosa Pérez con otros películas, por ejemplo de víctimas de ETA?