| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Mónica Oltra a su llegada a la Ciudad de la Justicia
Mónica Oltra a su llegada a la Ciudad de la Justicia

Oltra llega “tranquila y serena” ante el juez en un ‘lunes negro’ del Botànic

La ex vicepresidenta comparece como investigada arropada sólo por 10 simpatizantes por el presunto encubrimiento de los abusos de su ex marido el mismo día del juicio del Caso Alquería

| E. M. / E. P. Edición Valencia

Con una hora de antelación y ante gran expectación mediática, La ex vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y ex consellera de Igualdad y Políticas, Mónica Oltra, ha llegado a la Ciudad de la Justicia de Valencia para declarar como investigada por el presunto encubrimiento de los abusos sexuales que cometió su ex marido sobre una menor tutelada y por los que él está condenado a cinco años de prisión.

"Bien, tranquila y serena" han sido las palabras de Mónica Oltra para explicar como afrontaba su declaración a las puertas de la Ciudad de la Justicia. La ex vicepresidenta ha llegado acompañada de sus letrados y de diez simpatizantes que le esperaban y le han recibido con aplausos, casi todos miembros de Iniciativa -su partido- como el secretario autonómico de la que fue su conselleria, Alberto Ibáñez.

 

No se ha visto por el juzgado a pesos pesados de Compromís, que han optado por mostrarle su apoyo en redes sociales -como el diputado Joan Baldoví con un mensaje- en lugar de en forma presencial. Por la Ciudad de la Justicia sólo se ha dejado caer el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, entre los diez simpatizantes que esperaban a Mónica Oltra o el diputado Carles Esteve, pero ningún conseller o ningún primer espada de Compromís.

La declaración de Mónica Oltra coincide además en la Ciudad de la Justicia con el juicio del Caso Alquería contra el expresidente de la Diputación de Valencia con el PSPV y actual alcalde de Ontinyent por La Vall ens Uneix, Jorge Rodríguez, y 14 personas vinculadas al PSOE acusadas de contrataciones presuntamente irregulares de altos directivos en Divalterra con el objetivo de favorecer a personas afines del PSPV y Compromís. Un lunes negro judicial para el Botànic y la izquierda valenciana que ve dos asuntos con personas importantes pasar el juzgado.

 

Las acusaciones a las que se enfrenta Mónica Oltra

El juez instructor del procedimiento en el que está investigada Mónica Oltra considera que hay indicios "racionales, serios y fundados" de la participación de Oltra en los hechos investigados ya que, a su juicio, "nos hallamos ante un expediente administrativo o una 'información reservada' indiciariamente ordenada por Oltra, no orientado sino a desacreditar a la menor e interferir en un procedimiento penal en curso en el que su marido era el investigado".

El juez cuestionaba en primer lugar que desde el principio se haya intentado restar credibilidad a la menor víctima de abusos, desamparada y tutelada por la Generalitat, y que las psicólogas no abordaran con ella el tema de los abusos.

También ponía de manifiesto, entre otras cuestiones, que la conselleria de ónica Oltra decidiera, "inexplicablemente", no derivar a la niña al Servicio de Atención Psicológica especializado para valorar a víctimas de abusos sexuales y que se hiciera constar en un informe que la niña recurría a la mentira con frecuencia.

Con este "nulo bagaje", proseguía el juez, a efectos de investigación, se dio por cerrado el tema y se repuso al educador a su puesto de trabajo. Y solo después de cerrada "la investigación" se le pidió su versión de los hechos.

El instructor se preguntaba también por qué ni siquiera se informó de los hechos a la Fiscalía para su constancia en el Expediente de Protección de la menor. "Las preguntas se formulan a nivel meramente retórico y revelan una gestión por los profesionales que se califica por sí sola", apostilla.

La fiscal, por su parte, indicaba que se hizo una "investigación superficial interna" en la que se percibía indiciariamente una línea de ocultamiento de los hechos: "a la luz de las actuaciones podría alegarse que algún funcionario, técnico, psicólogo, etc, se equivocó, pero ¿todos?; ¿todos se equivocaron? Se deduce, a nivel indiciario, la existencia de una directriz de actuación por parte de todos -autoridades, funcionarios y personas intervinientes- de disminuir la importancia y ocultar los abusos".