| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Echenique y Baldoví
Echenique y Baldoví

Repaso de Alsina a Echenique y Baldoví, el 'club de los puros'

El periodista apoya a los "jóvenes turistas franceses satanizados ahora por una parte de los partidos políticos" y critica la calificación de estos turistas como "borrachos indeseables"

| Redacción Valencia Edición Valencia

"Va un francés a Madrid y se emborracha", así se titula el monólogo de Carlos Alsina en 'Más de uno', que busca ser una sátira y una reflexión sobre el constante debate que se está viviendo no solo en las calles de España sino también entre los propios dirigentes políticos, y los que luchan por serlo, acerca de la prohibición de moverse de un sitio a otro por carretera y la posibilidad de hacerlo en avión. En este sentido, Alsina reprocha la postura "recalcitrante" de aquellos que encadenan a los jóvenes franceses que llegan a pasar sus vacaciones en España con calificativos como "gente de mal vivir", "borrachos" y "juerguistas"

En línea con estos adjetivos se encuentran las creencias de Pablo Echenique y Joan Baldoví, quienes consideran "escandalosa" e "incoherente" la medida y sitúan a la capital como foco del conflicto. En palabras de Baldoví; "Que Madrid se convierta en la ciudad de borrachera de media Europa me parece poco edificante".  Mientras que Echenique defiende que Madrid  "está haciendo un llamamiento a que vengan decenas de miles de franceses a que vengan a emborracharse sin mascarilla".

Ante estos testimonios, de los que Alsina llama "el club de los puros", el periodista ha manifestado que "Ahora lo progresista es lo que en otros tiempos era propio de los viejos más recalcitrantes" frente a la condena injustificada y anticuada de ver a la juventud y los vuelos baratos como principales responsables de las juergas y borracheras.  

Alsina reprocha esta identificación "satanizada" y manda un saludo esos jóvenes franceses que han decidido pasar un par de días en España y que, recuerda, llegan al país con una prueba PCR negativa que descarta la idea de que "ponen en peligro al país". "Además de exigirle pcr negativa a los europeos que vienen, habrá que pedirles el certificado de buena conducta que incluya compromiso ante notario de que no tocarán una botella. La revolución era esto", lanza como crítica a los progresistas.

Asimismo, aunque el periodista no descarta la incoherencia o "incongruencia", remite a la explicación que "justifica" la medida respaldada por Bruselas y que no tiene en cuenta las posibles intenciones de Isabel Díaz Ayusoen función de la cantidad de movimientos: extranjeros vienen pocos en comparación con los españoles que se moverían de comunidad si se levantara el confinamiento en Semana Santa.

No obstante, más allá de las motivaciones procedentes del ámbito sanitario o económico, en cada decisión o postura no pasan desapercibidos los intereses políticos, especialmente en plena campaña electoral madrileña y con el "efecto Ayuso" tomando fuerza. En este sentido, el periodista reflexiona sobre el debate instalado en la política española y que cuyas posturas adversas pueden encarnar intereses partidistas y prevé una definición de las posturas de los partidos políticos en la que aclaren "si lo que están pidiendo es que se prohíba el turismo o que se levante el confinamiento perimetral para españoles".