| 01 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Imagen de archivo de la Unidad Técnica de Policía Judicial (UTPJ) de la Guardia Civil.
Imagen de archivo de la Unidad Técnica de Policía Judicial (UTPJ) de la Guardia Civil.

La Guardia Civil advierte nuevos tipos de fraude en el mercado de valores

La Unidad Técnica de Policía Judicial (UTPJ) de la Guardia Civil ha hecho público un documento en el que expone las nuevas tipologías de los ciberdelicuentes para estafar a los inversores.

| Sergi Tarazona Edición Valencia

A medida que pasan los años y la sociedad evolucionan hacía un futuro más digitalizado, los peligros acechan en las tecnologías que usamos durante nuestro día a día. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), alerta que en los últimos meses se están recibiendo comunicaciones de inversores españoles sobre el uso de nuevas herramientas informáticas para estafar a los inversores que operan en el mercado de valores.

Según la UTPJ la información de estos fraudes se centra en dos herramientas informáticas como son el Software de acceso remoto (Anydesk, LogMeIn, TeamViewer…) o las redes privadas virtuales (servicios de VPN que permite cambiar la dirección IP de el ordenador). Los softawares de acceso remoto permiten a los “chiringuitos financieros”, entidades que prestan servicios de inversión sin autorización y que no están inscritas en los registros de la CNMV, conectarse al dispositivo del inversor y apropiarse de los datos como códigos de acceso o contraseñas, con lo que permite operar con las cuentas de valores del inversor, sin consentimiento para ello. Otra operativa detectada consiste en que el propio “chiringuito” invita al inversor a instalar previamente una aplicación de acceso remoto específica e incluso utiliza con su consentimiento alguna de las disponibles de su ordenador.

Una vez el chiringuito financiero está conectado de forma remota al dispositivo del inversor, le solicita que inicie una sesión en la página web a través de la que presta indebidamente sus servicios de inversión y, con ello, consigue captar los códigos de acceso necesarios para operar en la cuenta de valores de la víctima.

En cuanto a las redes privadas virtuales, permiten eludir la competencia supervisora y evitan ser identificados como asesores a inversores al ocultar o simular la IP de sus dispositivos informáticos, de forma que las páginas web a través de las que las mismas ofrecen sus servicios no identifiquen la procedencia real del inversor y se pueda eludir el bloqueo. También se alerta de que se viene observando un incremento de la actividad de comercialización de determinados instrumentos complejos y de elevado riesgo entre clientes minoristas, debido al asesoramiento de ciertos intermediarios financieros especializados.