| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Compromís acaba con los 'bous al carrer' en una treintena de municipios

Compromís pone en el punto de mira los bous tras las últimas muertes. Alzira, Godella, Xàtiva, Xirivella, Gandia, Sueca, Canals o Valencia ciudad han eliminado total o parcialmente los bous

| Sonia García Edición Valencia

El debate sobre las vaquillas y el toro embolado, los 'bous al carrer' que se celebran en decenas de municipios valencianos, se aparcó por la suspensión de estos festejos taurinos durante los dos años de pandemia del COVID, pero ahora, con récord de festejos taurinos por cierto, los 'bous al carrer' vuelven a ponerse en el punto de mira desde determinados sectores como Compromís, avivados por las siete víctimas mortales que ha habido este verano o por la prohibición de Tavernes de la Valldigna que ha sido usada por Compromís para atacar estos festejos. 

Los últimos incidentes acaecidos durante las fiestas populares de los municipios valencianos este verano han venido como anillo al dedo a los nacionalistas para reforzar su carácter prohibicionista y argumentar su ideario antitaurino, como ha expresado en los últimos días el portavoz adjunto de Compromís, Carles Esteve, reivindicando la suspensión de los 'bous al carrer' y tachando de "no evolucionados" o "maltrato" estos festejos, argumento que han repetido varios dirigentes de Compromís.

 

Desde la Asociación en Defensa de las Tradiciones de Bous al Carrer acusan a Compromís de "aprovechar situaciones como estas para enfrentar a la sociedad". Donde esta formación política, así como los movimientos animalistas, ven "maltrato animal", la entidad percibe la actividad como "popular, transversal e inclusiva" y donde piden "respeto por una tradición milenaria que aporta un valor incalculable a la cultura de nuestra tierra".

Otros en cambio ven su supresión como un ejemplo de "política valiente y coherente" y no encuentran los motivos para mantenerla porque "haya sido una tradición". Así, en conjugación pretérita, se ha pronunciado el diputado nacionalista Carles Esteve porque allá donde gobierna Compromís los 'bous al carrer' o la tauromaquia ha sido puesta en entredicho. 

Compromís, que gobierna en más de 70 municipios mayoritariamente en coalición de izquierdas, ha intentado acabar con los festejos taurinos en al menos una veintena de ellos extinguiendo la tauromaquia en algunas comarcas como en La Safor. Tras el fin de los bous al carrer en Tavernes de la Valldigna, de los 31 municipios que componen la comarca, la única excepción es Simat de la Valldigna gracias al respaldo popular. Ya en 2009 el entonces alcalde y ahora diputado en el Congreso Joan Baldoví acabó con las vaquillas en Sueca

En 2016 la ciudad de Valencia a iniciativa de Joan Ribó suprimió los bous al carrer que se celebraban en las pedanías de la ciudad, generando amplio rechazo en esas zonas y hasta un coste electoral -en las últimas elecciones el PP ganó a Compromís en las pedanías del norte-. También algunos pueblos del área metropolitana de valencia como Xirivella o Paiporta, donde la recuperación este año por la nueva alcaldesa del PSOE ha generado tensiones en la corporación municipal que dirige en coalición con los nacionalistas.

 

Otros municipios donde la alcaldía pertenece a Compromís y se ha aniquilado esta tradición son Alzira, Benitatxell, Canals, Godella, Xàtiva, Gata de Gorgos, entre otros. 

En algunos casos los nacionalistas se ha respaldado en una votación popular para determinar la continuidad o no de los festejos taurinos, independientemente del número de participación, como es el caso de Silla -donde se recortó días de toros y se prohibió el toro embolado- o Xirivella. En este último caso sólo votó el 7% del censo. En cambio, pese a haberlo intentado, no han logrado vencer a la fervor popular como en Xeraco o Aldaia.

En cambio, en otros municipios como Cullera, Favara, Jávea, Pedreguer o Poble Nou de Benitatxell han sido directamente los gobiernos municipales los que han impuesto la suspensión total de las actividades taurinas como en Gandia, que suspendió incluso las corridas de toros, o parcialmente con la eliminación especialmente 'toro embolao', como es el caso de Cullera , por ejemplo, donde sí que se ha mantenido la suelta de vaquillas.