| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Joan Ribó
Joan Ribó

Ribó prepara su propia ‘ley mordaza’ para limitar las preguntas de la oposición

Sólo se podrán presentar dos mociones por comisión, habrá que esperar seis meses para repreguntar o se limitan preguntas en plenos. El PP recuerda que ellos nunca limitaron las preguntas

| E. M. Edición Valencia

Tanto que ha hablado la izquierda de la llamada ‘ley mordaza’ que ha acabado imitándola, al menos en el Ayuntamiento de Valencia en lo de limitar la labor de la oposición. El gobierno de Ribó y el PSOE prepara un cambio del Reglamento Orgánico del Pleno donde se limita las preguntas, mociones, asuntos a preguntar y cómo debe preguntarse, según denuncia el PP de Valencia.

El nuevo reglamento de Ribó incluye novedades como limitar a cada grupo municipal el número de mociones por comisión. Ahora sólo se podrán presentar dos mientras que hasta el momento no existían limites.

Asimismo, los concejales de la oposición tendrán que esperar seis meses para volver a interesarse y preguntar por un mismo asunto mientras que antes no existía ninguna restricción. Para el PP de Valencia “es una manera de limitar los asuntos a preguntar y cada pregunta sólo podrá contener una cuestión o interrogante, además de que ésta deberá ser escueta”

En las comisiones se limita a tres el número de preguntas que puede hacer la oposición y sólo los concejales que son miembros mientras que hasta el momento no había limite y podía preguntar cualquier concejal. También se han eliminado las cinco preguntas adicionales por grupo municipal en los plenos.

El PP que dirige María José Catalá recuerda que “el gobierno del PP con mayoría absoluta nunca limitó el número de preguntas a la oposición”. Además, la portavoz popular señala que “esta estrategia de Ribó demuestra su opacidad y falta de transparencia al limitar nuestra labor de fiscalización al Gobierno, y pasarán a la historia como el gobierno más totalitario y menos transparente desde que llegó la democracia a Valencia”.

El gobierno municipal de Compromís y PSOE, por su parte, ha defendido que los reglamentos "son elementos vivos" que "hay que adaptar conforme se incorporan nuevos hechos y realidades". En ese sentido, ha subrayado que su "revisión periódica" debe abordarse "con normalidad". El objetivo, ha insistido, es adaptar la norma a "nuevas situaciones, así como para completar y explicar con mayor claridad la regulación".