| 27 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Esther López Barceló (derecha) con la líder de EU y consellera, Rosa Pérez
Esther López Barceló (derecha) con la líder de EU y consellera, Rosa Pérez

Una dirigente de IU carga contra la sanidad pública del Botànic: "una vergüenza"

“Toda la vida defendiendo la sanidad pública para esto, y pasa en Valencia no en Madrid”, relata la que fue diputada de EU, Esther López Barceló, en un hilo con su mala experiencia

| E. M. Edición Valencia

“Más de media hora para que llegue la ambulancia ante un posible caso de infarto. Es una vergüenza”, no es la frase de un dirigente del PP o de Vox criticando la sanidad pública valenciana, sino de una dirigente de Izquierda Unida, Esther López Barceló, que fue diputada de Esquerra Unida en las Cortes Valencianas, uno de los partidos que ahora integran el actual gobierno del Botànic encargado de gestionar ahora la sanidad valenciana.

Esther López Barceló, que ha ocupado cargos en la dirección de IU como responsable de memoria democrática, relata su mala experiencia con la sanidad pública valenciana en las redes sociales y se lamenta de la misma con frases como “toda la vida defendiendo la pública para esto, y pasa en Valencia no en Madrid”, como si ahora viera la luz de la realidad de la gestión de sus compañeros.

La que fue diputada de EU comenta sobre lo ocurrido que “ni siquiera he podido ir en la ambulancia acompañando a mi madre, ese caminito kilométrico hasta La Fe sin nadie con ella que me informe no se lo deseo a nadie”. Sobre las Urgencias, la dirigente de IU comenta que “da miedo la situación a la que hemos llegado, estoy desolada, salvemos la sanidad pública ya”.

Esther López Barceló indica sobre las Urgencias en la Comunitat Valenciana que “el personal sanitario está desbordado, no tienen espacio físico para atender en condiciones a los pacientes y evidentemente no es culpa de las médicas, enfermeros y celadores”, por que exige “un plan de choque para reforzar la sanidad pública”. Al final, la dirigente de IU respira aliviada porque todo fue bien para su madre, pero el relato de la mala situación sanitaria por boca de un miembro de los integrantes del Botànic deja en entredicho la gestión de la izquierda en la Comunitat Valenciana.