| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Grafitis en la antigua sede del gremio de carpinteros I GHPatrimonioVLC
Grafitis en la antigua sede del gremio de carpinteros I GHPatrimonioVLC

La discriminación con la que Ribó mantiene patrimonio lleno de pintadas

Los grafitis de la nueva Plaza de la Reina se limpian con rapidez para zanjar las críticas mientras se mantienen en el olvido las pintadas que manchan el centro histórico de Valencia.

| Sonia García Edición Valencia

La ciudad de Valencia sufre vandalismo en todas sus formas manifiestas. Desde las alarmantes cifras de robos o quema de contenedores y vehículos hasta las múltiples pintadas al mobiliario urbano y al patrimonio histórico. En este contexto, destaca la discriminatoria respuesta del gobierno de Joan Ribó, que se apresura en limpiar la imagen de la polémica plaza de la Reina mientras mantiene lleno de grafitis el centro histórico y hace caso omiso a las reiteradas denuncias de los vecinos. 

Los espacios peatonales recién reformados se han convertido en atractivos murales para los grafiteros. La Plaza del Mercado, la plaza de Brujas, la plaza del Ayuntamiento y la plaza de la Reina. Todas ellas han sido objeto de gamberradas a escasos días de su apertura al público. En el caso de la plaza de la Reina, el Ayuntamiento limpió las pintadas coincidiendo con la visita del alcalde al ágora, por cierto una jornada que acabó convirtiéndose en un desagradable encontronazo con los ciudadanos. 

No ocurre lo mismo en el centro de Valencia, así como en algunos barrios marginales, donde los grafitis se mantienen desde hace años. Este martes la Asociación de Vecinos y Amigos del Carmen ha alertado la caída en el olvido de la sede del antiguo gremio de carpinteros lleno de pintadas. Denuncian la pasividad del consistorio. "¿Qué hace el Ayuntamiento de Valencia para cumplir el PEP Ciutat Vella"?, preguntan irónicamente.

En Orriols, las paredes están repletas de estos tags y lamentan la inacción de la alcaldía con al "esperanza de que un día la alcaldía toma al barrio en serio, tratándole de una manera igual con los demás barrios". El concejal de protección ciudadana, Aarón Cano, en un intento a la desesperada de defender las críticas ha terminado por quedar en evidencia a través de las redes sociales. Las entidades culturales han saltado reprochándole que "que los vecinos llaman al 092 y no acudís" y recordándole que "se retiran rápidamente algunas pintadas y otras permanecen años".

Estos son tan solo unos ejemplos que escenifica la situación que las entidades vecinales vienen denunciando desde hace semanas. Las asociaciones alertan de la discriminación que sufren unos barrios frente a otros y la pasividad del del gobierno municipal. En definitiva, piden al alcalde que rectifique su posición y aplique mano dura contra el vandalismo.