| 29 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
María José Catalá
María José Catalá

El PP reivindica la Línea 10 como proyecto que planificó y dejó casi ejecutado

La portavoz en Valencia y síndic denuncia el sectarismo de la Generalitat, que no ha invitado a la oposición a la inauguración, y pide que la línea llegue al centro como estaba previsto

| E. M. Edición Valencia

Día de inauguración por todo lo alto de la nueva Línea 10 de tranvía de Metrovalencia -pese a que el propio código de buen gobierno del Botànic pide abstenerse de inauguraciones, sólo señala la explicación de un servicio- y en medio de esta competición por ver quién saca más pecho de esta infraestructura, si el PSOE o Compromís -las cuentas de ambos partidos y sus dirigentes arden en promocionarse en el tranvía-, desde el PP recuerdan que fueron ellos quienes planificaron la Línea 10 y dejaron ejecutada buen parte de esta infraestructura.

Desde el PPCV, su portavoz en el Ayuntamiento y síndic en Les Corts, María José Catalá, ha denunciado asimismo el sectarismo de la Generalitat Valenciana, pues no se ha invitado a la oposición a la inauguración pese a que la Línea 10 es un proyecto heredado de la etapa del PP en el Gobierno valenciano.

“A pesar de que está línea la proyectó el gobierno del PP en la Generalitat y ejecutó gran parte de las obras que dejó hechas”, ha recordado la portavoz del PP. Y es que, en efecto, la Línea 10 hoy inaugurada fue concebida por el gobierno del PP en la Generalitat como T2, quien realizó el proyecto, el túnel y las vías que hoy han sido inauguradas, pero que no pudo ponerse en marcha su servicio ni acabar las estaciones al llegar la crisis.

 

Catalá ha resaltado que “el Gobierno de Puig ha tenido más de 6 años las obras paradas, más tiempo de las que las tuvo el PP” y además ha pedido que se haga el proyecto original de la línea que prevé enlazar con el centro, el Mercado Central y con el Pont de Fusta, y no se quede en el actual tramo que acaba en la calle Alicante.

“La línea 10 de que ahora se pone en servicio es tan sólo un tramo de la línea T2 proyectada en su día por el Gobierno del PP. El objetivo de dicha línea era crear un gran eje vertebrador norte-sur del transporte público en Valencia, dando servicio a un gran número de barrios”, ha explicado Catalá.

La portavoz del PP ha indicado que “la línea que se inaugura es de una longitud de 5 kilómetros, menos de la mitad de la proyectada por el PP. Este recorte afecta gravemente a los 150.000 habitantes de los distritos situados al norte del viejo cauce como Benicalap, Zaidía, Rascanya, zonas con un porcentaje elevado de personas mayores y afectadas por la política de movilidad de Ribó”.