| 24 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El vicepresidente segundo de la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, durante la cumbre valencianobalear
El vicepresidente segundo de la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, durante la cumbre valencianobalear

El Gobierno valenciano recrimina a Madrid los problemas de acceso a la vivienda

El vicepresidente segundo de la Generalitat aprovecha la cumbre valencianobalear para lamentar los elevados precios de alquileres.

| Jonathan Martínez Edición Valencia

Las reivindicaciones contra la centralización del Gobierno de España se están convirtiendo en las protagonistas de la cumbre valencianobalear celebrada en Mallorca. En la misma, el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, ha manifestado las dificultades compartidas con el Ejecutivo balear para hacer comprender en Madrid la problemática de acceso a la vivienda y los elevados precios de los alquileres. No obstante, responsabiliza al anterior gobierno del Partido Popular de ser el causante de esta lacra social con la privatización de hasta 24.000 viviendas públicas. 

Junto con el vicepresidente Balear, Juan Pedro Yllanes, también de Podemos, ha querido exponer los principales proyectos puestos en marcha desde su conselleria para impulsar un cambio de modelo económico hacia sectores más sostenibles. Una realidad que viene marcada por la Unión Europea con los objetivos de eficiencia energética de cara al año 2050 y que, según Dalmau, exige una altura de miras por parte de los gobiernos con estrategias comunes aprovechando los nexos de unión entre ambas autonomías.

En este sentido, destaca que desde el Gobierno del Botánico han apostado por la transversalidad en políticas de sostenibilidad a través la creación de una Comisión Delegada de Transición Ecológica y Sostenibilidad Ambiental en el seno de la Generalitat, así como la mejora en materia de viviendas y arquitecturas bioclimáticas. Esta última más pensada en reducir la energía de los edificios - actualmente supone el 40% de las emisiones totales en la atmósfera- con la rehabilitación y construcción de nuevos más sostenibles.

Sobre el proceso de descarbonización, Dalmau sostiene que el Pacto del Botánico incluye tres elementos “imprescindibles” que buscan promover las energías renovables y fotovoltaicas: la puesta en marcha de la Agencia Valenciana de Energía; una nueva ley de Cambio Climático que incluirá elementos “novedosos” de sostenibilidad; y recuperar los derechos de la naturaleza mediante una visión “biocéntrica” donde la persona se ubica en torno a la biología.

Nexos de unión

Según Yllanes, Baleares y la Comunidad Valenciana tienen el Mar Mediterráneo como nexo de unión y que, además, es "la zona cero del cambio climático". También recuerda que las dos comunidades comparten aspectos en lo que se refiere a su modelo productivo. "Compartimos desafíos comunes como la necesidad de fortalecer nuestros modelos para superar el monocultivo turístico tan arraigado a lo largo de las últimas décadas. Tenemos que ser capaces de ofrecer más alternativas a nuestros jóvenes", expresa.

En la misma línea que el vicepresidente balear, Martínez Dalmau explica que "el Mediterráneo es el ojo del huracán del cambio climático" y el "marco común" que tienen ambas regiones para hacer frente a los retos medioambientales. "El Mediterráneo no solo es importante por su cultura y su historia, sino también en el marco de la biología", apostilla.