| 03 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Las magas republicanas de 2023 llegan en tuktuk
Las magas republicanas de 2023 llegan en tuktuk

Las Magas Republicanas o como el gran invento de Compromís le estalla en la cara

Concejales de la formación plantan y llaman al boicot del desfile impostado que durante años han promocionado y subvencionado en medio de una polémica con colectivos LGTBI

| E. M. Edición Valencia

En enero de 2016, cuando Compromís sólo llevaba unos meses al frente del Ayuntamiento de Valencia tras 24 años de dominio del PP, tres señoras vestidas como de una película del lejano Oeste eran recibidas por el nuevo alcalde de Valencia, Joan Ribó, en una escena que se convirtió en viral en todo el panorama nacional como los nuevos aires que traían los autodenominados ayuntamientos del cambio, gestionados por partidos crecidos al calor del 15-M y de la indignación.

Nacían así las ‘reinas magas’ o ‘magas republicanas’, realmente llamadas Magues de Gener, con los colores de la bandera tricolor republicana incluido, y pese a ser un desfile artificial ideológico y que no ha calado entre los valencianos, desde la rama de Compromís en el Ayuntamiento se ha promovido y financiado al más alto nivel, uno de los grandes experimentos sociológicos de la izquierda compromisera por potenciar tradiciones impostadas que comulguen con su cosmovisión.

Así, ocho años, hasta 2023, donde en un giro inesperado de los acontecimientos, Compromís ha renegado de unos de sus niños mimados e incluso se ha convertido en un problema de cara a su electorado a cinco meses de elecciones. ¿El motivo? Salvaguardar el voto de los colectivos LGTBI. No es que la cabalgata de las magas les haya dejado de gustar, es que el peso de no enfrentarse a los colectivos LGTBI cercanos a Compromís pesaba más en la estrategia de la coalición.

 

La polémica por la renuncia horas antes de una de las magas republicanas en repulsa por las palabras “tránsfobas” de otra de las magas, y la repercusión que el asunto ha tenido con la famosa activista trans y ex diputada socialista, Carla Antonelli, dando cobertura nacional al asunto, se ha convertido en un mal trago para Compromís. Las magas republicanas este año ya no eran tan bienvenidas.

Hasta concejales del gobierno como la edil Luisa Notario llamaron al boicot de asistencia al desfile: “He tomado la decisión de no asistir por los discursos de odio contra las personas trans de la representante de la igualdad”. También el colectivo Lambda, muy cercano a Compromís y de donde salió precisamente la propia Luisa Notario y el vicealcalde Sergi Campillo, ha atacado a las magas republicanas.

"Desde hace tiempo, los colectivos LGTBI+ somos muy conscientes del perfil tránsfobo de Ángela Escribano -la maga que representa a la igualdad- pero en determinadas situaciones optamos por guardar silencio porque también sabemos que los movimientos transexcluyentes sacan rédito de posicionarse como víctimas cuando denunciamos su transfobia", resaltaba el colectivo Lambda en un comunicado.

Sólo el alcalde, Joan Ribó -acompañado del portavoz de Compromís en Torrent, Pau Alabajos, al que le ha cedido el balcón para hacer un concierto en un privilegio especial-, estaba un año más en el balcón del Ayuntamiento recibiendo a las magas republicanas al más alto nivel. En el resto de su equipo, silencio. Ni una foto del desfile -ni siquiera se la ha puesto Ribó o el perfil de Compromís-. Los concejales de Compromís este año han optado por ir a las celebraciones de Sant Antoni -ahí sí se han subido fotos-. Las magas republicanas este año no eran bien recibidas ¿Será el síntoma del fin de una era en el Ayuntamiento?