| 28 de Marzo de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Los jóvenes valencianos consumen menos porros desde la pandemia

El 24,3% de los fumadores admite haber sufrido crisis de ansiedad tras el consumo de cannabis.

| Sonia García Edición Valencia

Desciende el consumo de cannabis entre los jóvenes potencialmente consumidores de 13 a 25 años de la Comunidad Valenciana. Así se desprende de las conclusiones del segundo estudio realizado por la ONG valenciana Controla Club, dentro de las diferentes acciones de información y concienciación realizadas en las tres capitales de provincia sobre el consumo de cannabis.

El estudio, que se ha llevado a cabo en zonas de ocio, plazas, parques, skate-park y alrededores de centros educativos y de formación de Valencia Alicante y Castellón, indica que los jóvenes que afirman consumir cannabis fuman 2 porros de media, mientras que en la muestra realizada en 2020 la media se situaba en 4,5 porros.

Además, el 45,6% de la población juvenil potencialmente consumidora encuestada afirma consumir cannabis en la actualidad, 10 puntos porcentuales menos que en 2020, cuyo porcentaje se situaba en un 55,8%.

De la misma forma ha descendido también el gasto en consumo semanal entre los encuestados, ya que, si en 2020 la media semanal se situaba en los 10,5 euros, en 2021 fue de 5,8 euros, tal y como recoge el estudio. En términos porcentuales, en 2020 el 46,4% de las personas preguntadas aseguraba que gastaba más de 10 euros a la semana en cannabis y en 2021 el porcentaje cae al 15,6%.

Otro de los datos relevantes analizados y detectados por el trabajo de campo del equipo de mediadoras y mediadores de Controla Club son los efectos adversos producidos por el consumo de cannabis. Asimismo, ha aumentado el porcentaje de jóvenes consumidores encuestados que reconoce haber sufrido, con bastante o mucha frecuencia, algún tipo de problema de salud después de haber consumido cannabis, pasando del 14,2% en 2020 al 24,3% en 2021; es decir, 1 de cada 4 personas encuestadas.

Más concretamente, el 24,3% de las personas encuestadas admite que ha sufrido tras el consumo de cannabis crisis de ansiedad, el 20,6% señala que ha sufrido taquicardias, el 19,9% indica que ha tenido bajones de tensión y/o lipotimias y el 13,5% asegura que ha tenido dificultades para dormir.

En Alicante se fuma menos

Los datos del estudio también permiten hacer un comparativo por capitales de provincia. Así, el consumo de número de porros entre los jóvenes potencialmente consumidores de entre 13 y 25 años, ha bajado de 4,5 porros a 2 en Castellón, de 4,5 porros a 1,5 en Alicante y de 4,5 a 2 porros también en Valencia, según las personas encuestadas.

Con respecto al gasto semanal realizado por esta franja de población, éste ha bajado de los 13 euros de media en 2020 a los 5,6 euros en 2021 en Castellón, seguido de los 10,9 euros de media en 2020 a los 6,9 euros en 2021 en Valencia y del descenso de los 7,5 euros de 2020 a los 5,7 euros en 2021 en alicantinos.

Ante los datos obtenidos, el director de Programas de Controla Club, Juan Barcala, señala que todos los indicadores parecen señalar que se produce “un importante descenso de los consumos abusivos entre la población juvenil potencialmente consumidora de cannabis, lo que anima a continuar con la investigación para profundizar en el análisis de estos consumos”.

Asimismo, remarca la caída del 55,3% del presupuesto destinado a la compra de cannabis, teniendo en cuenta tanto el descenso de las cantidades consumidas como el desplome del precio del hachís tras la finalización de la pandemia y las restricciones a la movilidad que dificultaba el menudeo y tráfico de esta sustancia”.

Campaña de concienciación 

Los resultados de estudio han sido presentados a raíz del inicio de la tercera edición de la campaña de concienciación sobre el riesgo del consumo de cannabis entre la población potencialmente consumidora que lleva aparejada diferentes acciones, como mensajes informativos y análisis in situ, a través de microscopios LED, que permiten observar la presencia de las sustancias nocivas que contiene el cannabis que consumen o van a consumir.

Los trabajos de mediación se han reactivado este fin de semana a través de un grupo de mediadores expertos de la ONG Controla Club, y se extenderán hasta finales de año. Las diferentes actuaciones se llevarán a cabo, de nuevo, en Alicante, Castellón y Valencia en espacios donde se suelen reunir los jóvenes para realizar estos consumos.