| 04 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Portavoz de Compromís en Las Cortes, Papi Robles.
Portavoz de Compromís en Las Cortes, Papi Robles.

Los socios de Puig quieren matizar su reforma fiscal amparados por Montero

Compromís y Podemos marcan distancias y aclaran que "la reforma de Puig no es la del Botànic", exigiendo consensuar e incluir medidas destinadas a presionar a las rentas altas

| Sonia García Edición Valencia

La rebaja fiscal propuesta por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se topa con obstáculos que ponen en peligro su eficacia ebido al escepticismo y las pegas de sus socios del Botànic, que si bien en un primer momento se sumaron a ella, ahora quieren matizarla incidiendo en castigar las rentas altas.

Compromís han echado en falta que el presidente tratara el problema de la financiación autonómica, pero además tampoco encaja la reforma fiscal. "La reforma fiscal del Botànic no es lo que ha anunciado Puig", ha apuntado la portavoz de Compromís, Papi Robles. Coinciden en "lo referido a la bajada del IRPF para las rentas", pero insisten en que "todavía queda mucho recorrido" y en que "se tiene que seguir trabajando".

A diferencia de Puig y en sintonía con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, Compromís y Podemos apuestan por incrementar el esfuerzo fiscal de las rentas más altas para compensar y garantizar los servicios públicos. En Podemos abogan por complementar la reforma fiscal con un impuesto de sucesiones y donaciones progresivo, un tributo intocable para Puig. Para su portavoz, Ferran Martínez, se trata de un anuncio que "debe negociarse dentro del Consell". La portavoz, Pilar Lima, insiste en que "no entiendo dónde está el beneficio para reformar los servicios públicos".  

Desde la oposición se ha cuestionado la credibilidad del presidente dada la cantidad de propuestas que no ha cumplido asegurando que "es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que que Ximo Puig cumpla sus promesas", como ha manifestado la portavoz de Vox, Ana Vega. "Esto parece la historia de Robin Hood, pero aquí los ricos son las administraciones y los pobres son las familias valencianas", ha añadido la portavoz adjunta de Vox, Llanos Massó. 

El portavoz adjunto del PP, José Antonio Rovira, insiste en la idea que se repite como un mantra de que "a Puig se le está poniendo cara de Sánchez". Critica que se trata de un planteamiento que "ni siquiera le ha dato tiempo a negociar" ni con el Gobierno, ni con sus socios del Botànic. 

En definitiva, el ximoanuncio se ve limitado por la reforma fiscal del Gobierno que impediría continuar con los tramos de IRPF fijados por Puig (reducción hasta las rentas 60.000 euros frente los 21.000 euros que fija Montero) y, además, debería pasar un filtro botánico.