| 07 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El joven naturista, a las puertas de la Ciudad de la Justicia de València - EUROPA PRESS
El joven naturista, a las puertas de la Ciudad de la Justicia de València - EUROPA PRESS

Se presenta desnudo en el juzgado para reivindicarlo como “práctica legal”

Un joven naturista, quien ya acumula 3.000 € en multas por ir desnudo en la calle, se presenta ‘en pelotas’ a un juicio, por este mismo motivo, en la Ciudad de la Justicia

| Sergi Tarazona Edición Valencia

Alejandro Colomar, informático que teletrabaja para una empresa americana de seguridad informática, y que leyendo esto podría parecer un joven cualquiera, esconde una pequeña sorpresa.

Este joven vecino de la localidad de Aldaia practica el naturismo, es decir, un estilo de vida basado en la convivencia nudista en ámbitos familiares, personales y sociales. Esta forma de vida le ha traído algunos problemas a Alejandro, quien ya acumula alrededor de 3.000 euros en multas por ir desnudo en la vía pública.

Para reivindicar su derecho a practicar este estilo de vida sin que tenga que ser molestado por las autoridades, el joven informático se ha presentado esta misma mañana ‘como dios lo trajo al mundo’ en la Ciudad de la Justicia de Valencia. ¿El motivo de esta acción? Reivindicar el naturismo como una “practica legal”.

Alejandro, que su llegada al juzgado no ha pasado desapercibida, ha declarado ante los medios de comunicación que nunca ha tenido ningún problema con su desnudez y que buscó en internet y comprobó que era una practica legal. A pesar de esto, lamenta que la Policía siempre le moleste cada vez que sale a la calle desnudo, en ocasiones acompañado de su madre, aunque ella sí va vestida. Colomar ha recalcado que seguirá reivindicando su derecho y que tiene dinero para pagar las multas y el abogado.

Pablo Mora, letrado de Colomar, explica, refutando a su defendido, que “entienden que ir desnudo por la calle no es un delito”, pero admite que hay un vació legal desde que en 1988 se eliminó el delito de escándalo público. Desde entonces, esta práctica debe quedar regulada en las ordenanzas municipales. Al ser una cuestión poco regulada por los Ayuntamientos — solo existen normativas sobre este tema en Barcelona o Valladolid —, ningún consistorio del área metropolitana de València ha regulado al respecto, existe un vació legal que hace sostener a Alejandro y su abogado que “se está vulnerando un principio de legalidad”.

El abogado ha explicado que la mayoría de las sanciones que le han impuesto son por vulneración del artículo 37 de la Ley Mordaza, que habla de exhibicionismo obsceno cuando no sea delito —e exhibicionismo siempre es delito ante menores— y que han impugnado. Al respecto, ha destacado que ya han ganado una sentencia por derechos fundamentales y confía en ganar los ocho expedientes sancionadores que tiene abiertos ya que consideran que ir desnudo por la calle "no es exhibicionismo obsceno" sino una manifestación de la libertad ideológica. "Entendemos que no es un delito pero es interpretable", ha apuntado.

El letrado aclara que no existe una jurisprudencia previa sobre este artículo de Ley mordaza, pero sí que apelan a una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre un caso similar ocurrido en el Reino Unido, que estableció que sí que se podía entender que el nudismo estaba cubierto por la libertad ideológica y de expresión recogidas del artículo 10 de la Declaración de Derechos Universales.