| 04 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La ministra de Defensa, Margarita Robles, en la inauguración de un nuevo edificio de las Naciones Unidas en Quart de Poblet.
La ministra de Defensa, Margarita Robles, en la inauguración de un nuevo edificio de las Naciones Unidas en Quart de Poblet.

La ministra Robles viajó en Falcon a Valencia con billetes de tren a 9 euros

Margarita Robles emplea el método de transporte más contaminante pese a defender un "mundo sostenible".

| Sonia García Edición Valencia

La ministra de Defensa, Margarita Robles, utilizó el Falcon para desplazarse de Madrid a Valencia y asistir a la inauguración de un nuevo edificio en la Base de Apoyo de Naciones Unidas ubicada en Quart de Poblet este lunes, un acto donde precisamente se trataron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El uso excesivo de este jet privado y la opacidad del Gobierno al respecto es siempre objeto de críticas. En este caso, Robles, que ha defendido en varias ocasiones un "mundo estable y sostenible" y que participa activamente en acciones de lucha contra el cambio climático y acciones de protección medioambiental, opta por el método de transporte más contaminante de todos, emitiendo 1041 litros de queroseno por hora y dos toneladas de C02.

Trayecto del vuelo de ida y vuelta Madrid a Valencia / @ciclbh

Además, la ministra disponía de una amplia variedad de alternativas para viajar. Con la liberalización del tren de alta velocidad, además del AVE de Renfe, otras compañías ofrecen desplazamientos entre ambas ciudades por tan sólo 9 euros. El trayecto tiene una duración sólo de una hora y 50 minutos, además de que los vuelos entre Barajas y Manises gozan de mucha frecuencia.

No es la primera vez que la ministra usa este método de transporte pagado con dinero público. Ya en agosto hizo uso del Falcon para trasladarse de Madrid a Albacete. La 'mala costumbre' del Gobierno de utilizar este avión que emite más CO2  a la atmósfera en una hora que todas las actividades que desarrolla un ciudadano en tres meses, en este caso como en muchos otros carece de justificación.