| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig y la consellera Rosa Pérez, de Unidas Podemos y encargada de 'memoria democrática', en uno de sus actos republicanos
Ximo Puig y la consellera Rosa Pérez, de Unidas Podemos y encargada de 'memoria democrática', en uno de sus actos republicanos

El chiringuito de la memoria histórica: más de 7 millones en 4 años en ayudas

En sólo 4 años, la conselleria de Transparencia que dirige Unidas Podemos ha multiplicado por seis el gasto en estas partidas, sumando más de 9 millones entre subvenciones y trabajadores

| E. M. Edición Valencia

Resulta curioso que en los últimos tres años en los que hemos pasado primero por una pandemia mundial con su respectiva crisis económica, y ahora por una situación de inflación y precios disparados, una de las partidas que más se ha multiplicado es la destinada a la llamada ‘memoria democrática’, o lo que es lo mismo, a actividades y subvenciones relacionadas con la guerra civil y el franquismo. Aunque, cuando tienes una conselleria práticamente entera dedicado a eso, como lo es la conselleria de Transparencia y Calidad Democrática que dirige Rosa Pérez Garijo de Unidas Podemos, puedes entender el enorme dispendio.

En concreto, desde que se inició esta legislatura en 2019, cuando Podemos entra en el gobierno de la Generalitat Valenciana y le crean ad hoc una conselleria para gestionar la ‘memoria histórica’, el gasto en subvenciones de este tipo ha sido de 7.352.000 euros, un gasto que ha ido en aumento desde 2019 cuando se destinaban 1.630.000 euros a los casi 3 millones previstos para este año que figuran en la dirección general de Calidad Democrática.

 

Si a esto sumamos el capítulo de personal en estos años, que asciende a casi dos millones (en concreto 1.959.000 euros), nos sale un gasto de más de 9 millones de euros sólo en actividades sobre la guerra civil y el franquismo. Entre los agraciados con subvenciones de la conselleria de Transparencia encontramos tareas como búsqueda de ADN, apertura de fosas, subvenciones a entidades de memoria histórica o estudios y cátedras de la universidad sobre este tema o campañas de publicidad y promoción.

Si lo comparamos con la anterior legislatura del Botànic, en el que el área de ‘memoria democrática’ no era una conselleria entera sino un apartado dentro de la conselleria de Justicia de Gabriela Bravo, el gasto se multiplica casi por seis, de 1.662.000 euros a los más de 7 millones actuales en subvenciones. La entrada de Podemos en la Generalitat, por tanto, la pagan los ciudadanos vía multiplicación de gasto en un área que ahora es su conselleria.

 

Una conselleria “100% ideológica”

En este sentido, el diputado del PP, Nando Pastor, encargado de los temas de memoria democrática, denuncia que, “en una legislatura marcada por la pandemia del COVID y la crisis económica y social, Puig malgaste más de 9 millones de euros de dinero público en memoria histórica, un tema que poco quita el sueño a los valencianos en estos momentos”.

Pastor subraya que “la consellera Pérez Garijo dirige una Conselleria 100% ideológica cuyo gasto y resultado no redundan en beneficio de la mayoría de los valencianos” a lo que añade que “parece mentira que el gobierno valenciano no tenga empatía y sepa distinguir entre una cuestión poco urgente y las verdaderas necesidades de los valencianos en estos momentos”.