| 21 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Vicent Mompó, en el congreso que lo nombró presidente del PP hace dos años
Vicent Mompó, en el congreso que lo nombró presidente del PP hace dos años

Dos años de Mompó: de la paz en el PP de Valencia al reto de candidatos de 2023

El presidente del PP de la provincia de Valencia logra la deseada pacificación del partido y destaca por su trabajo discreto para lograr relanzar el PP en las locales del año próximo

| E. M. Edición Valencia

Hubo un tiempo con Alfonso Rus que el PP en la provincia de Valencia era una máquina engrasada de ganar elecciones locales. Pero cayó Rus, se perdieron multitud de alcaldías y el PP de la provincia de Valencia sucumbió a guerras intestinas que lo destrozaron por dentro, entre gestoras y congresos fallidos. El PP de Valencia, de bandera electoral, pasó a ser una rémora para el PPCV, pues es en esta provincia donde los populares se desangraron más en votos.

Desde hace dos años, Vicent Mompó, alcalde de Gavarda y diputado provincial, asumió el reto de dar la vuelta a la tortilla. Tras dos años de “treballar, treballar y treballar” como él define, el PP de Valencia puede presumir de haber cerrado y cicatrizado las heridas que le desangraron desde la salida de Rus en 2015. Hoy el PP de Valencia va todo a una, sin esas luchas intestinas que obligaron a mediar a la dirección de Génova.

De Mompó se comenta que no es hombre de grandes discursos o titulares, peri sí de trabajo silencioso y de hormiguita, poco a poco, para ir recomponiendo un partido noqueado tras perder muchas alcaldías en la provincia de Valencia en 2015. Porque no todo en política es hablar bien, sino también el trabajo entre bambalinas, tras el escenario, para lograr engrasar la maquinaria parada del PP en la provincia de Valencia.

 

En estos dos años la dirección de Mompó, reforzada con perfiles más guerreros como el de su secretaria general, Reme Mazzolari -portavoz en Llíria- ha tenido como prioridad ir renovando las estructuras locales del PP congeladas durante los años de líos y gestoras para que el PP sea ese partido que siempre fue: el que tiene una sede y un portavoz en todos los municipios de la provincia.

Ahora, tras dos años en los que Mompó se ha consolidado en la provincia de Valencia con su trabajo de hormiguita, llega el año crucial de afrontar el gran reto de acertar con las candidaturas municipales de 2023. Los años 2015 y 2029 fueron una sangría sin paliativos para el PP de Valencia. Ahora, con las encuestas a favor, Mompó y su equipo deben realizar cirugía fina para acertar con los candidatos y recuperar alcaldías.

El binomio de la marca PP -ahora en subida- y un buen candidato debe ser crucial, porque en mayo de 2023 la provincia de Valencia debe dejar de ser el patito feo del PPCV -en las últimas citas electorales es donde más votos se han perdido- a ser de nuevo un cisne electoral como fue antaño, y que los buenos candidatos municipales arrastren voto para lograr no sólo un buen resultado municipal, también que Carlos Mazón llegue a la Generalitat y que el propio Mompó sea presidente de la Diputación de Valencia.