02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carlos Mazón junto a los miembros de su candidatura
Carlos Mazón junto a los miembros de su candidatura

El día D de Mazón, ante el reto de ser ungido líder del PPCV con el máximo apoyo

El candidato tiene todas las papeletas para arrasar en las primarias y ser presidente ‘in pectore’ esta noche. Objetivo: el máximo porcentaje y número de votos.

El PP se somete hoy a sus primeras primarias con dos candidatos -en las anteriores Isabel Bonig estuvo sola ante la retirada en el último momento de Bayo- pero todas las miradas están puestas en Carlos Mazón. La duda no es si ganará, eso se da por descontado, sino por cuánto ganará, si por mucho o por muchísimo. 

El reto, por supuesto, es que ese porcentaje supere el 95%, dejando claro que pese a haber otro candidato, el alcalde de Ayora José Vicente Anaya, todo el PPCV es ya mazonista y se une en torno a su figura.  

Si nos guiamos por los avales presentados, Mazón no debería tener problemas en arrasar: 11.000 presentó frente a los 200 de Anaya. Pero cuidado, porque una cosa es avalar y otra votar. En el PPCV sólo tienen derecho a voto los que estén inscritos y con las cuotas al día. Por lo que el censo de la votación de primarias de hoy se queda en unas 7.538 personas.

 

 Las opciones del otro candidato, José Vicente Anaya, de arañar votos son casi nulas aunque como él mismo defiende el voto es secreto -no como los avales- y puede haber algún cambio de chaqueta. Pese a eso, Mazón puede ser hoy mismo ya el presidente del PPCV ‘in pectore’ pues según los estatutos del PP si un candidato saca más del 50% y 15 puntos de diferencia con otro candidato, es automáticamente presidente sin la segunda vuelta de los compromisarios el 3 de julio. Y eso Mazón lo tiene garantizado

El esfuerzo del equipo de Mazón se centra por tanto en movilizar a la militancia y que vote. Al final no hay voto telemático, todo es presencial, por lo que hay que trabajar más en movilizar en un contexto aún de miedo al COVID, sobre todo en personas mayores. 

Movilizar ya lo han estado haciendo estos días previos con las inscripciones de las personas para que voten y regularicen sus cuotas. La sede de Valencia ciudad que dirige María José Catalá, por ejemplo, ha sido un hervidero estos días buscando movilizar al máximo en inscritos y votantes para Mazón. 

Catalá, futura secretaria general y según algunos periodistas hasta posible síndic en Les Corts, quiere que la ciudad de Valencia sea la que más votos aporte al triunfo de Mazón como ya lo hizo en los avales. En su congreso votaron hace justo un año 400 personas. Superar esa cifra sería un buen regalo para el nuevo líder del PPCV. 

Algunas voces interesadas están insinuando que en esta votación de primarias se puede medir la fuerza de Paco Camps y su entorno agrupado en Foro 2020 si Anaya logra sacar un resultado digno en votos en la ciudad de Valencia. En principio Catalá no debería temer esto, y no se espera que el voto de Anaya dé ninguna sorpresa, tampoco en Valencia ciudad.  

En las últimas primarias, con una Bonig solitaria tras la renuncia de Bayo, la entonces presidenta recibió 6.645 votos con un censo de inscritos similar, unos 7.000. Mazón, que ya presentó más avales que Bonig, puede superar hoy esa cifra. Y eso que tiene un rival en frente. Veremos si se cumple el pronóstico. 

Lo que está claro es que hoy de 12 a 21 horas los afiliados del PPCV que estén al corriente de las cuotas están llamados a votar en 194 mesas electorales a su futuro presidente y a los compromisarios que les representarán en el congreso del 3 de julio (unos 1.000), aunque los nombres de estos últimos darán igual si Mazón arrasa y no hay segunda vuelta. Hoy se elige presidente del PPCV, y como decíamos al principio del artículo la pregunta no es quién va a ganar, sino por cuánto ganará Mazón.