25 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Maradona, mis recuerdos de 1982 y el trigésimo concurso de belenes marinero

El objetivo de la Junta Mayor es mantener la convocatoria de estas tradicionales actividades navideñas teniendo siempre en cuenta la situación actual de pandemia

| Francisco Celdrán Edición Valencia

 

El astro argentino del Olimpo futbolístico Diego Maradona nos dejaba esta semana, y ha trasladado mi memoria a aquel mítico 1982, donde lo vi debutar en nuestra liga, un sábado por la noche, 4 de septiembre de ese año junto a mis padres en la tribuna del Luis Casanova, donde acudía a ver fútbol de primera división.

Recuerdo que se adelantó el F.C Barcelona con gol del Pelusa. Los entrenaba el alemán Udo Lattek, y jugaban los Alexanco, Julio Alberto, Migueli, Victor Muñoz, Periko Alonso, Quini, Schuster, Marcos Alonso, el portero Artola, etc. Y luego remontó el Valencia C.F, que entrenaba Manolo Mestre, que era amigo de mis padres.

Recuerdo que Carrete le hizo un marcaje memorable al argentino, y Tendillo marcó el gol del empate y Santi Idígoras el de la victoria. Me encantaba Dani Solsona de aquel equipo, con Sempere de portero y los Castellanos, Botubot, Arias, Saura, Subirats y el matador Mario Alberto Kempes que volvía aquel año al equipo Che, y que estuvieron a punto de bajar a segunda división, y se salvaron en la última jornada, perdiendo la liga el Real Madrid, y ganándola el Bilbao de un joven entrenador llamado Javier Clemente.

En 1982 estudiaba el segundo curso del Bachillerato Unificado Polivalente en Calasanz en la calle Micer Mascó, ¿te acuerdas amigo Juanvi Morales que íbamos a la misma clase?, el “Palomo” nos daba geografía económica, y cuando volvíamos de gimnasia, el padre escolapio decía aquello de: “Falta Morales…”, Maciá, Pardines, Loren, Javi Martínez, Palmiro, conocido como Pipe, eran compañeros nuestros, entre otros. El profesor de latín, de nombre Carlos, otro padre escolapio que apodamos “el bombilla” pues era calvo y con una testa iluminada. Los apodos o sobrenombres se completaban con “el guapo “en inglés, “el sapo” en literatura, “el Añon “en Matemáticas, “el Isidro” en Física y Química, etc.

Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana

Fue un año intenso y con muchos acontecimientos sociales, deportivos y políticos. El 29 de abril, el Congreso de los Diputados aprobó el Estatuto de Autonomía de nuestra Comunidad. Fue el resultado de varios años de debates y discusiones, a veces muy tensas, pero gracias a Dios concluyeron en consenso.

Se recogía el nombre de Comunidad Autónoma Valenciana; nuestra bandera la recogió el artículo 5 y dice: “La tradicional señera de la Comunidad Valenciana está compuesta por cuatro barras rojas sobre fondo amarillo, coronadas sobre franja azul junto al asta”. Y el articulo 7 punto primero recogió expresamente: “Los dos idiomas oficiales de la Comunidad Autónoma son el valenciano y el castellano. Todos tienen derecho a conocerlos y usarlos”. El estatuto entró en vigor al día siguiente de mi 17 cumpleaños, el 10 de julio que fue publicado en el BOE, como Ley Orgánica 5/1982.

 

Ese mismo verano, la bandera valenciana comenzó a presidir todos los centros oficiales. Pero a nivel político nacional, se mascaba la debacle de UCD y un PSOE liderado por Felipe González Márquez arrasó literalmente con el lema "Por el cambio". Era un 28 de octubre, las terceras legislativas de la democracia, y las primeras en que los socialistas acudían sin la referencia al marxismo obtuvieron 202 escaños. La segunda fuerza política quedaba lejos, con 106 diputados. Era Alianza Popular; la UCD obtuvo cero escaños. El nuevo presidente González prometió 800.000 puestos de trabajo.

La pantaná de Alzira

Pero unos días antes, la madrugada del 20 de octubre –mi mujer Alicia,  era el día de su cumpleaños, llegaba a los 12 años. Yo, por supuesto, no la conocía- unas catastróficas inundaciones, conocidas como “La pantaná de Alzira”, la rotura de la presa de Tous y la inundación de pueblos enteros como Gabarda y Beneixida en definitiva toda la comarca de la Ribera fue zona catastrófica, murieron 38 personas y más de 300.000 quedaron sin casa. Estaba en tercero de BUP en ese mes, nuestro tutor era el padre José Luis Zanón, que acaba de llegar del colegio de la calle Carniceros; y mis compañeros, Pedro Hernández Miguel, Pedro García Cordón, Juanma Genovés, etc

 

Sumidos muchos pueblos aún en la desgracia, sin luz y sin carreteras el Papa Juan Pablo II llegaba a España en viaje oficial durante diez días. El 9 de noviembre llegó a nuestra ciudad, y fue recibido por cientos de miles de personas. Fuimos muchos los que acudimos a la Alameda, lo vimos y escuchamos aquella multitudinaria eucaristía.

Recuerdo que estaba abarrotado, no cabía un alfiler. Acabó su homilía en valenciano bajo el delirio de los que allí nos congregamos. Luego visitó la Catedral y la Basílica de la Virgen, y en el Seminario de Moncada se reunió con presbíteros valencianos. Tuvo el detalle de por la tarde de alentar a los afectados por la riada, trasladándose a Alzira y rezó en su ermita.

La Guerra de las Malvinas

En el plano internacional, en abril soldados argentinos desembarcaron en las islas Malvinas y capturaron a los soldados británicos de la guarnición. Como respuesta el Reino Unido declaró la guerra a Argentina y envió sus tropas, barcos y aviones a las islas. Una breve aunque cruenta guerra, demostró la superioridad de medios británicos, recuperándolas prontamente.

El presidente argentino Galtiere tuvo que dimitir por la presión del pueblo. En Oriente Medio, Israel devolvió oficialmente la península del Sinaí  a Egipto. El mundo del cine nos daba título tan importantes como: "Gandhi", "E.T. el extraterrestre, "Oficial y Caballero" -en España se estrenó al año siguiente, 1983- , "Tootsie" y  "Victor o Victoria".

Mundial de España 

En 1982, en lo deportivo, vivimos el mundial de fútbol en España, con naranjito de mascota, y ganado por los italianos, que derrotaron a los alemanes. El Luis Casanova fue la casa de nuestra selección. Empatamos contra pronóstico con Honduras, ganamos de milagro 2-1 a Yugoslavia con gol de Enrique Saura, y los irlandeses del norte nos ganaron en el último partido. La segunda fase en Madrid, los alemanes nos eliminaron.

El doble descenso del Levante UD

Para mi Levante esa temporada 1981-82 fue aciaga y de triste recuerdo, nos clasificamos penúltimos y descendíamos a segunda B. Pero eso no fue todo, la Real Federación Española de Fútbol dictó una disposición por la que los clubes que no pagaran sus deudas debían descender de categoría. Así que además nos bajaron a Tercera División. De 38 partidos habíamos perdido 25, empatado 6 y ganado sólo 7.

Y ese año 82 empezamos la temporada 1982-83 en el grupo VI de tercera división jugando contra equipos como el Alginet, el Alicante, el Aspense, el Benicarlo, el Mestalla, etc, y nuestros jugadores estaban entrenados por Pepe Martínez, ¿verdad, Tomás Pérez?, y nuestros porteros eran Martínez Puig, Barrie y Navarro y jugadores como Claudio Barragán, Chimo, Victor, Segura, Gimeno, Cotino, Latorre, Collado, Luis, Toni, Domingo, José, Rico Pérez, Borrás y Floro Garrido.

 

En nuestra Semana Santa Marinera en 1982, el arzobispo era monseñor Miguel Roca Cabanellas y los párrocos Isidro Maicas, de San Rafael; Alberto Villalba, del Rosario; e Hilario Bou, de los Ángeles. El alcalde era Ricado Pérez Casado; el gobernador civil, José María Fernández del Rio. El secretario General de la Junta Mayor era José Vilaseca Pizá; y el presidente, Ramón Guardino Martorell. El prior era el reverendo Julio Badenes Flors.

El cartel anunciador le tocó a los Granaderos del Rosario, que celebraban su centenario. El folleto de mano, a la Hermandad de Jesús con la cruz. La portada del Libro oficial era para la Santa Hermandad de la Muerte y Resurrección del Señor, que sacó al Cristo yacente de los Sayones, que portaban ellos en la procesión del Santo Entierro. El Pregón lo pronunció la popular locutora de Radio Valencia Mara Calabuig. Se iniciaba un ciclo de periodistas.

 

Y, como novedades, ya hemos dicho que los Granaderos del Cañamelar celebraban su centenario, y tiraban la casa por la ventana con muchos actos, entre ellos destacaron el festival de bandas de cornetas y tambores, el concierto ofrecido por la Banda de la Policía Municipal, la solemne misa del viernes de dolor 2 de abril, oficiada por monseñor Roca Cabanellas, arzobispo de Valencia, con un “tio Tana” exultante, luego los acompañamos en procesión, por supuesto, que no me lo perdí, y fui uno de los que componían la representación de mi Hermandad.

El domingo de Resurrección trasladaron su imagen hasta su local social entonces en la calle de la Barraca, y el 21 de abril, la devolvieron a la parroquia en procesión. Ese mismo día también devolvíamos nuestro Cristo del Buen Acierto, y recuerdo que tuvimos que alargar el traslado, pues al llegar a la parroquia aún continuaba la misa cantada y en valenciano, que clausuraba el centenario de los Granaderos.

 

Los afligidos cambiaban su fajín blanco por cíngulos. La Hermandad del Santo Silencio,estrenaba guardia de corpulentos soldados romanos para custodiar al Lignum Crucis. Los Sayones de San Rafael renovaban su vestuario, cambiando a terciopelo con flecos de oro, y escudo heráldico enmarcado con cruz, que lucirán en su pecho.

Antonio Cabrera y Vicente Molina que hasta entonces eran del Santísimo Ecce-Homo, y Pascual Ribera que era de Jesús con la Cruz, abandonaron sus entidades y junto a otros enamorados de la fiesta, y refundaron la Cofradía de Jesús en la Columna de la parroquia de Ntra. Sra. de los Angeles, que con nuevos trajes y nuevos colores incrementó el esplendor de nuestra fiesta.

Yo, que junto a mi hermano Jorge, acudía muchas veces a las reuniones de la Hermandad, unas veces nos llevaba a casa Fernando Estévez, con un 133; otras Pepe Ramiro, y otras Angel Méndez, con un talbot Horizón.

Recorrimos muchos bares en aquellas reuniones. El Bar la Dinámica. en la calle José Benlliure, el que los Pretorianos guardaban los trajes en Vicente Brull; el Savana, en la calle Dr. LLuch, y más adelante el Bar Flor, Casa Palop en Martí Grajales. Antes estuvieron también en el Bar Naval en Vicente Brull, me contó en su día mi padre.

Allí en la Dinámica, en 1981-1982, Vicente Vergara, que fue presidente varios años, cenaba con Josele y Paco Andrés. Por allí llegaba Vicente Pérez con su libretita, y Josele le recriminaba al bueno del señor Pérez que el traslado no pasara por calles como la de la Barraca, y fuéramos por otras más despobladas, de bares y casas. El recomendaba esta, pues así los niños que tomaban el aperitivo con sus padres, salían de los bares y decían eso de: “Papá mira, la chinta, la festa…”

 

Nuestro Cristo del Buen Acierto estuvo en casa del propio Vicente Pérez, en la calle de Doctor Lluch y por 100.000 pesetas de las de entonces, nos volvía a acompañar toda la Semana Santa la banda de cornetas y tambores de la Virgen de la Fuensanta. Mi padre sustituyó a Vicente Vergara, y por un año ejerció de presidente, pero con uno tuvo bastante y no quiso seguir, Tomás Pérez Fontelles cogió el relevo, y un servidor fue vicepresidente, mientras fue presidente Tomás. Aquel año 1982 recogimos firmas, para procesionar con báculo con luz.

Ya en la actualidad: concurso de belenes 

Y volvemos a la actualidad del siglo XXI. La Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de València, que preside Pep Martorell, ha convocado la XXX edición del Concurso de Belenes que se instauró bajo la presidencia de Vicente Ballester García, y el Certamen de Villancicos.

El objetivo de la Junta Mayor es mantener la convocatoria de estas tradicionales actividades navideñas teniendo siempre en cuenta en su organización las condiciones y medidas designadas por las autoridades sanitarias ante la actual situación de alarma decretada por el Gobierno de España a causa de la pandemia del Covid.

Con el ánimo de cumplir las normas derivadas de esta coyuntura, el XXX Concurso de Belenes tendrá la modalidad de Clásico y Original e incluso en la modalidad de Belén viviente, siempre y cuando se comunique esta opción en el momento de realizar la inscripción que se ha de notificar a la Secretaria General de la Junta Mayor antes del próximo 10 de diciembre.

 

En ambas opciones, Clásico y Original, se establecerán dos categorías por tamaño: hasta dos metros cuadrados y de más de dos metros cuadrados. En la primera de ellas será obligatorio la presencia de dos escenas: El Nacimiento y la Adoración de los Reyes.

En los Belenes de más de dos metros cuadrados han de exponerse al menos las siguientes cinco escenas: La Anunciación a María, la Anunciación a los pastores, El Nacimiento, la Adoración de los Reyes y la Adoración de los Pastores. La visita a los Belenes participantes por parte del Jurado está programada para el día 17 de diciembre, siempre y cuando las condiciones de la actual situación de la pandemia así lo permitan. No obstante, a través de las Redes Sociales de la Junta Mayor se notificará la resolución del jurado y la entrega de premios.

 

Por otra parte, el Certamen Anual de Villancicos que organiza la Junta Mayor varía a causa de la coyuntura derivada de la situación de Alarma, y es por ello que en esta edición las bases del certamen indican la recepción de grabaciones por parte de los Coros participantes que se han de entregar en las oficinas de la Junta Mayor antes del 1 de diciembre. Con todos los vídeos de villancicos que se reciban se confeccionara una única pieza audiovisual que se publicara en las redes sociales y la web de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de València el día 19 de diciembre.

 

Ya saben que siempre les recomiendo escuchar a nuestro corazón, obrar el bien a los demás, y sentir estos lares marineros. Recuerden mascarilla, frecuente lavado de manos y distancia social, siempre es mejor prevenir los riesgos, el COVID sigue ahí. Sean felices y nos vemos en la Valencia Marítima.