| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Oxímoron

| Pablo Delgado Edición Valencia

El oxímoron viene a ser la figura retórica de pensamiento  consistente en complementar una palabra con otra que tiene un significado contradictorio u opuesto. 

Lo puso de moda en términos políticos el difunto Julio Anguita, que fue líder comunista.  Eso sí, llaneando su esdrújula pronunciación, al  tildar de  “oximóron” la relación entre “la derecha de Vox y la honestidad”. 

Aclaración que tuvo que construir ante los televidentes para justificar sus anteriores declaraciones por las que manifestaba su preferencia por Vox frente al PP ante el argumento electoral, de la corrupción.    

Argumento que es lugar común de la izquierda, pese a la magnitud y las evidencias judiciales ante la mayor condena económica por tal motivo en la historia de España y posiblemente de Europa, materializada en la sentencia de los Eres del Gobierno Socialista Andaluz, que afecta a presidentes del PSOE, presidentes autonómicos y ministros socialistas que integraban y compartían gobiernos autonómicos con actuales miembros del Gabinete de Sánchez. El dopaje electoral andaluz por medio de subvenciones ilícitas y falsas jubilaciones con dinero público destinado directamente a la compra de voluntades y votos durante años, modificó sin duda resultados electorales en locales, autonómicas y generales. 

La corrupción de ese PSOE  es de primera división, y deja en parámetros de magnitud económica y trascendencia electoral al caso “gurtel” en tercera regional. 

Perdió el líder cordobés de “programa - programa” una vez más la estupenda ocasión de callarse. Las hemerotecas y el “You Tube” están para la verdadera memoria histórica reciente. 

Hacer coincidir la petición avalada de indulto del Presidente del Partido Socialista,  Griñán, condenado por el Supremo por corrupción, con el veto del Gobierno Psocial-Comunista  que impide que el monarca Juan Carlos l acuda a los funerales de su prima la reina Isabel de Inglaterra no es un oxímoron, (por que pese al Sr.  Anguita, esa figura literaria es otra cosa) pero si que es una ridícula muestra del carácter, respeto y conocimientos de quienes  ahora nos Gobiernan.