| 14 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El diputado de Compromís Tena, cuya labor pasaba bastante desapercibida hasta este martes
El diputado de Compromís Tena, cuya labor pasaba bastante desapercibida hasta este martes

Compromís dispara a la línea de flotación de Puig con una pregunta envenenada

La formación de los policías locales valencianos se está convirtiendo en un problema cada vez más grave debido a los fallos en la gestión de dos de las personas más próximas al president

| Redacción Valencia Edición Valencia

Ha pasado prácticamente desapercibido durante toda la legislatura. Se llama Silverio Tena y es diputado de Compromís en Les Corts. Este martes ha lanzado un dardo envenenado cuyo destinatario final es el mismísimo president de la Generalitat, Ximo Puig, aunque recurriendo a nombres interpuestos.

Ha preguntado por un tema que apenas asoma públicamente entre la marejada de noticias que pueblan la actualidad, pero que afecta directamente a la consellera de cabecera de Puig, Gabriela Bravo, y a uno de los políticos más cercanos al president, el ex alcalde de L´Eliana y ahora secretario autonómico José María Ángel Batalla.

El Instituto Valenciano de Seguridad Pública y Emergencias (Ivaspe) está sufriendo una crisis sin precedentes que provoca, en la práctica, que se haya convertido en un verdadero tapón que impide que más policías patrullen en las calles.

La cuestión consiste en que para ejercer de agente local con plaza de funcionario -los interinos no pueden llevar armas y sus tareas se encuentran muy limitadas- no basta con aprobar una oposición. Además resulta necesario superar, una vez aprobada la oposición, un curso en el Ivaspe de 200 horas prácticas y 700 teóricas. No obstante, ese curso no se está impartiendo.

Hasta 23 monitores del Ivaspe han renunciando a seguir ejerciendo su labor porque les deben dinero desde 2019.  Esta situación de impagos ha influido en la suspensión, 48 horas antes de que comenzara y sin explicar cuándo se retomará, el curso de este semestre, en el que participaban 200 agentes. Por tanto, esos policías no pueden ejercer ni saben cuándo lo harán porque necesitan el curso para alcanzar su puesto de funcionario.

El secretario autonómico José María Ángel, político de dilatada trayectoria en el PSPV-PSOE y muy ligado a Puig, dirige el Ivaspe y, por tanto, en la práctica tiene una elevada responsabilidad sobre lo que ocurre. No obstante, por encima de él se sitúa, en el puesto de consellera de Interior, Gabriela Bravo, la consellera de cabecera de Ximo Puig, la más cercana.

Compromís, dentro de su escalada de críticas a su principal socio de gobierno en el Consell, ha tocado un punto especialmente sensible cuando ha registrado este martes una pregunta por escrito.

En concreto pregunta por "los motivos por los cuales se han producido los impagos que han provocado algunas dimisiones de instructores del Ivaspe, encargados de la formación de los y las policías".

"Y también cómo ha afectado esta situación al inicio de curso, así como cuáles son las soluciones previstas por la Conselleria que dirige Gabriela Bravo para resolverlo", ha añadido el diputado Tena en alusión directa a la consellera y saltándose a Ángel en la asunción de responsabilidades. Ha señalado sin reparo a la persona más cercana al president para dar mayor visibilidad a un tema que se va complicando progresivamente y que afecta a un sector tan sensible para la seguridad ciudadana como la Policía Local. 

"Hay que buscar soluciones ya, porque la formación de la policía es fundamental dado su trabajo esencial para la sociedad", ha remarcado, insistiendo en el diálogo.