21 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Fulgencio es una de las personas de máxima confianza política de Ábalos

La condena del ´abalismo´ que el Comité de Garantías del PSOE ejecuta rápido

Mientras que en otro municipio donde el PSOE ganó la alcaldía el mismo expediente lleva abierto desde hace más de año y medio, en el caso de Massalfassar se ha sustanciado en meses

La Comisión Federal de Ética y Garantías del PSOE se ocupa de velar por el cumplimiento de las normativas internas y de atender quejas o consultas de militantes. Estas son algunas de las actuaciones que tiene recogidas en los estatutos socialistas, a parte de recibir "comunicaciones o informaciones de aquellas personas afiliadas u órganos ejecutivos que consideren que existen actividades de algún compañero o compañera, sujeto a su competencia, cuyo comportamiento infringe la legalidad vigente o es éticamente contradictorio o incompatible con los fines del partido".

Juan Carlos Fulgencio, secretario general del PSPV-PSOE en l´Horta Nord y uno de los alfiles más polivalentes del secretario de organización federal, el ministro torrentino José Luis Ábalos, denunció en julio ante esta comisión a su compañero de partido y concejal de Massalfassar, Ismael Gimeno.

Lo hizo al incumplir sus advertencias. Fulgencio le había indicado que votara en contra de la moción de censura presentada por Ciudadanos, Partido Popular y Demòcrates Valencians contra Compromís. La medida iba a prosperar en cualquier caso, porque entre las tres formaciones suman seis de los once ediles del pleno, mientras que el alcalde compromisario únicamente contaba con cuatro votos.

 

No obstante, Gimeno, después un acerado discurso en el que arremetió contra el primer edil, sumó sus votos a los de toda la oposición. El PSOE, de esta forma, respaldaba una moción de censura contra un militante de su socio preferente en el Botànic, Compromís.

Fulgencio había sido desobedecido, por lo que no dudó en, con el visto bueno del vicesecretario de organización autonómico, José Muñoz, presentar queja ante el Comité Federal de Ética y Garantías del PSOE. Gimeno había incumplido las directrices y, además, se había sumado a una iniciativa del PP, algo prohibido por la dirección nacional del partido.

Cinco meses después de abierto el expediente de expulsión, el Comité Federal de Garantías ha dictado sentencia y dado la razón a Fulgencio. La consecuencia es que Ismael Gimeno fue suprimido del censo de militantes socialistas el pasado 10 de diciembre. No obstante, sigue con su acta de edil, por lo que pasará al grupo de no adscritos.

La rapidez de esta medida, impulsada por uno de los baluartes del plenipotenciario secretario de organización, contrasta con la lentitud de otros expedientes abiertos. Uno de los más llamativos lo constituye el de Sueca, contra el alcalde Dimas Vázquez, y sus ediles. No solamente no respaldaron tras las elecciones la candidatura más votada de Compromís, sino que recibieron los apoyos de Ciudadanos y PP para gobernar.

De esta forma el PSPV-PSOE arrebató a la coalición de Mónica Oltra y Enric Morera uno de sus principales bastiones, la capital de la Ribera Baixa, una comarca bastante alejada del control de Fulgencio. Además, progresivamente, Vázquez ha ido incorporando a su equipo a todos los concejales de la oposición, excepto a los de Compromís, que se han negado a participar. El primer edil ocupa el cargo desde junio de 2019. Desde entonces sigue abierto el expediente.