| 13 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Joan Romero, Ana Noguera, Enrique Herreras, y Adela Cortina
Joan Romero, Ana Noguera, Enrique Herreras, y Adela Cortina

“¿Está en crisis la socialdemocracia o los partidos socialdemócratas?”

La pregunta se la hacía en voz alta Enrique Herreras, coautor de un libro con la socialista Ana Noguera, en presencia de Manolo Mata y Antonio Montiel y Joan Romero.

| Vicente Climent Edición Valencia

“¿Está en crisis la socialdemocracia o los partidos socialdemócratas?”. La pregunta se la hacía en voz alta Enrique Herreras, coautor de “Las contradicciones culturales del capitalismo en el siglo XXI” (Biblioteca Nueva RS), escrito con Ana Noguera, destacada militante socialista y ahora miembro del Consell Valencià de Cultura. Entre los asistentes al acto de presentación del libro, el síndic socialista Manolo Mata, el exsíndic de Podemos Antonio Montiel, y los también socialistas diputado Fernando G.Delgado y exdiputada Pepa Frau. Los presentadores fueron Joan Romero y Adela Cortina.

Herrera no respondía a su pregunta, la dejaba en el aire. Joan Romero, el catedrático de geografía y exconseller socialista (copresentador del acto), sí lo hizo: “los conservadores han ganado la batalla del lenguaje, y no hay un relato alternativo”. Lo que sí dijo Herreras abundando en la tesis de Romero- es que la derecha ha “espabilado” materia cultural en estos últimos cuarenta años. Quizá también Noguera dio respuesta a la pregunta de su compañero literario al asegurar que “ni el liberalismo ni el socialismo han conseguido parar las desigualdades”. “Ahora vivimos para trabajar y con miedo a cualquier cosa. Por eso levantamos muros y nos sentimos frustrados con la política”, clamaba la exdiputada.

Una idea que Romero remachaba asegurando que en la actualidad “los sentimientos predominantes son la inseguridad, la incertidumbre y el temor” ante los cuales “los ciudadanos se repliegan, lo que tiene su traducción en el mapa electoral”. Básicamente, en que “adelgaza la parte central de los partidos, que crecen por los extremos”. Herreras, que recuerda que liberalismo y socialismo son conceptos del siglo XIX y no del XXI, nos anticipa que el libro aborda cuestiones muy de actualidad, del siglo en que vivimos, como la política del “no nos representan”.

Y es que para Romero uno de los problemas es que hoy en día “hay mucha información y mucha ignorancia”. La filósofa Adela Cortina, también participante en la presentación del libro, parecía darle la razón al recordar que hace 40 años celebrábamos las primeras elecciones democráticas en España “sin saber nada de política” y preguntarse a continuación “¿sabemos mucho más hoy?”.

El libro

Adela Cortina resumió el trabajo de Herreras y Noguera (“Enrique y Ana”, en feliz expresión de Romero que provocó la risa de los asistentes) con una idea clara: el consumo ya no cubre la satisfacción de las necesidades, sino de los deseos. Por eso prevalece el neoliberalismo. Y eso pasa porque el problema de fondo es de cultura (entendiendo por tal las formas de vida que ajustan las otras dos patas de la existencia, la política y la economía): “¿abominamos del sistema pero lo apoyamos?”, resumía Cortina.

Noguera abundaba en que hay una crisis moral subyacente a la política, y que ésta lo es a la económica. Y al juntarse con la globalización (que según ella “ha venido para quedarse” y según Romero “¿ha llegado para quedarse?”) se nos confirma la premisa de que a mayor crecimiento mayor desigualdad (desigualdad, “el fenómeno del siglo XXI”). Romero, que arrancó otra carcajada a las más de 150 personas que abarrotaban la sala del Museo de Bellas Artes de Valencia donde se celebró la presentación al sentenciar que “hay pocos economistas que no confundan la economía con la astrología”, concluyó que “no hay mecanismos de gobierno supranacionales pero la economía sí es supranacional”.

Nota: las intervenciones de los cuatro oradores no fueron cruzadas, ni se estableció coloquio. Siguieron un orden preestabledico. Primero Noguera, luego Herreras, más tarde Romero, y finalmente Cortina.