| 19 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Joaquín Sanchis Nadal
Joaquín Sanchis Nadal

El periodista Joaquín Sanchis Nadal y la Semana Santa Marinera de Valencia

De este valenciano, refugiado en México, decían sus colaboradores que reportaje o entrevista que realizaba al día siguiente era, por su importancia, noticia de primera plana.

| José Aledón Edición Valencia

Joaquín Sanchis Nadal (L’Alcudia de Carlet 1906 – Méjico DF 1972).   Periodista, aunque iba para abogado. Al menos ese era el destino que le había asignado su padre, Andrés Sanchis Castaño, maestro nacional destinado al Cabanyal, al segundo de sus cuatro hijos, pero su pasión por el periodismo le llevó a abandonar la carrera de Derecho y comenzar una aventura profesional que duraría hasta el fin de sus días en el exilio mejicano.

El domicilio familiar de los Sanchis Nadal estaba en la antigua Travesía del Mercado (hoy Amparo Guillén) nº 2,1ª en el Cabanyal.

Fue hombre culto y viajado, llegando a dominar cuatro lenguas: inglés, francés, español y valenciano.

Comenzó a trabajar en “El Mercantil Valenciano” en 1926 como corresponsal en los Poblados Marítimos, y llegó a dirigir en 1929 un suplemento del diario titulado “Los chicos” que es considerado por los especialistas como el pionero del tebeo valenciano. Colaboró igualmente en “La Semana Gráfica”; ”Valencia Atracción”; “La Correspondencia de Valencia” y “La Voz Valenciana”.

Fue corresponsal de guerra de “El Mercantil Valenciano” en los primeros meses de la contienda civil española, viajando con la columna valenciana del capitán Manuel Uribarri en la expedición a las Baleares en agosto de 1936.

A partir de noviembre de ese mismo año, cuando el Gobierno de la República Española se trasladó a Valencia llegó a formar parte del gabinete de prensa de Francisco Largo Caballero, a la sazón presidente del Gobierno. La marcha del Gobierno a Barcelona en octubre de 1937 supuso su traslado a esa ciudad hasta el fin de la guerra, trabajando allí como secretario de redacción del periódico “La Vanguardia”.

Finalizada la contienda en abril de 1939 pasa con su familia a Francia como refugiado, embarcando en junio de ese mismo año rumbo a Méjico, donde se instaló, llegando a alcanzar en ese país una merecida fama como periodista. Decían sus colaboradores que reportaje o entrevista que realizaba nuestro hombre al día siguiente era, por su importancia, noticia de primera plana.  

Si grande fue su fama como periodista generalista, mucho mayor la tuvo en  Valencia y en sus barrios del Distrito del Puerto -que así se llamaba el actual distrito Poblats Marítims por aquellas calendas – del cual era corresponsal en los distintos medios en los que trabajó, siendo los reportajes y crónicas sobre la Semana Santa Marinera pequeñas obras maestras que son absolutamente imprescindibles para conocer la historia de la Fiesta por antonomasia del Grau, el Canyamelar y el Cabanyal.

Al margen de su trabajo meramente periodístico sobre este tema, su labor fue importantísima como elemento conciliador entre las tres celebraciones semanasanteras paralelas que se llevaban a cabo en los citados barrios, sin interferirse mutuamente para nada entre sí.

Gracias a su visión de conjunto y a su deseo de engrandecimiento y difusión de las celebraciones “vora mar”, entidades tan importantes en los años veinte del pasado siglo como el Patronato Musical de Pueblo Nuevo del Mar, en el Canyamelar, la Sociedad Musical Unión de Pescadores en el Cabanyal y  la Real Hermandad de la Santa Faz, creada en 1925 igualmente en el Canyamelar con una filosofía de la Fiesta novedosa, se pusieron de acuerdo.

Fue su visión de la misma rápidamente asumida por las viejas Hermandades del Santísimo Cristo del Salvador en el Cabanyal y la de Vestas del Santísimo Cristo del Buen Acierto en el Canyamelar e incluso por las igualmente antiguas corporaciones de sayones y granaderos de las tres parroquias, y que también propició la aparición de muchas otras, creándose Comités de Fiestas en cada parroquia que dieron paso al Comité Central de Fiestas de la Semana Santa, creado en 1927, entidad superior que coordinó y organizó hasta el día de hoy, bajo la denominación de Junta Mayor de la Semana Santa Marinera, los actos colectivos de la misma.

Nadie mejor que el propio Sanchis Nadal para relatarnos, en su colaboración en el Libro Oficial de 1969, cómo fue aquel tiempo y apreciar qué se logró después gracias a su eficaz labor de conciliación: 

“Mis recuerdos de la Semana Santa en los Poblados Marítimos se remontan a los años de 1911 y siguientes (…). Aunque los fines piadosos que unos y otros perseguían eran los mismos, entre los habitantes de las tres zonas parroquiales [Sta. María del Mar en el Grau; Ntra. Sra. del Rosario en el Canyamelar y Ntra. Sra. de los Ángeles en el Cabanyal] había pequeñas rivalidades, engendradas por exagerados localismos, que algunas veces degeneraban en actos hostiles e incluso violentos (...). Los límites de las tres parroquias, especialmente los del Cabañal y Cañamelar, estaban perfectamente definidos en la mente y en el espíritu de cada uno de los feligreses de aquellas (…). De ahí pues que las cofradías procurasen efectuar sus desfiles y procesiones en el perímetro de sus propias parroquias…”.

Joaquín Sanchis Nadal, eminente periodista del Cabanyal y semanasantero de pro aunque no perteneciera a ninguna hermandad, cofradía o corporación en particular, creemos que merece un reconocimiento oficial por parte de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia.