21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mónica Oltra
Mónica Oltra

Mónica Oltra pudo cometer prevaricación en el caso de abusos de su ex marido

La vicepresidenta inició la tramitación administrativa del caso cuando ya había un proceso penal en marcha, creando una instrucción paralela para desacreditar a la víctima

| E. M. Edición Valencia

La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, podría haber cometido un delito de prevaricación. En concreto, la vicepresidenta inició una investigación paralela y por la vía administrativa del caso de abusos sexuales de su ex marido cuando ya tenía conocimiento de que había una investigación penal en marcha, algo que no se podía realizar porque la investigación penal prevalece sobre la administrativa y esta última debía haber decaído.

En la infracción de este precepto se cifraría la comisión de la prevaricación. Prevaricación que se acabaría sirviendo de la malversación de caudales públicos ya que se habría hecho uso ilegítimo de las arcas comunes y los servicios públicos para la instrucción de un expediente alternativo al penal en el que se elaboraron informes por parte de entidades públicas vinculadas y dependientes a la propia Oltra.

Estas conclusiones se establecerían a raíz de la comparecencia de Oltra en Les Corts esta semana donde dijo textualmente que tuvo conocimiento del caso de abusos sexuales de su ex marido tras recibir en casa la notificación del procedimiento judicial el 4 de agosto de 2017. El 21 de agosto de 2017, a posteriori, es cuando se abre la investigación administrativa de la conselleria, algo que no se podría hacer y sería prevaricación.

La investigación abierta por la conselleria de Oltra, asimismo, escondía el nombre del ex marido de la vicepresidenta. Se refiere al al ya condenado como persona afectada, persona como ente abstracto y no como individuo con nombre y apellidos, y además persona afectada siendo que la afectada en realidad era la menor abusada y no su abusador, que como recordemos se le restó credibilidad a la víctima e incluso fue con grilletes al juicio.