23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Derribo de Agrónomos

Del “expolio” de Tabacalera al de Agrónomos o la doble moral de PSOE y Compromís

La demolición de las naves de Agrónomos, cuestionada hasta por el Colegio de Arquitectos, es un calco del caso Tabalera, con la salvedad de que ahora a PSOE y Compromís les perece bien.

| E. M. Edición Valencia

El derribo de parte de la antigua facultad de Agrónomos de Valencia en Blasco Ibáñez para ampliar el hospital Clínico ha levantado una polvareda no solo entre los defensores del patrimonio, sino también de la oposición del PP que exige explicaciones y hasta del Colegio de Arquitectos que ha emitido un contundente comunicado en el que se lamenta la "desaparición de patrimonio arquitectónico de indudable valor, piezas modernas y contemporáneas qeu necesitan urgentemente la protección institucional".

Pero en lo que pocos no han caído es que esta historia ya la hemos vivido, casi calcada, hace unos años con la reforma de Tabacalera y el derribo de sus naves anexas. Con la única diferencia que la izquierda que ahora justifica el derribo de Agrónomos entonces clamaba contra el de Tabacalera, que acabó en los Tribunales con una sentencia que calificó el derribo de las naves laterales de “expolio”.

Ese mismo “expolio” podría estar dándose ahora en la facultad de Agrónomos al derribar las naves anexas. En ambos casos se justifica el derribo en que las naves no forman parte del conjunto arquitectónico original -en Tabacalera se añadieron años después-, pero como dice la sentencia de Tabacalera, al ser ambos edificios Bien de Relevancia Local y tener grado de protección, debe mantenerse el conjunto en su totalidad aunque una parte fuera añadida después.  

Para proceder al derribo de Agrónomos, el Consell ha tenido que pedir informes tanto al servicio de Planeamiento del Ayuntamiento -que queda en manos de la socialista Sandra Gómez- como de la dirección general de Cultura y Patrimonio de la Generalitat que dirige la también socialista Carmen Amoraga. Si se leen ambos informes, se permite el derribo de Agrónomos pero a regañadientes y advirtiendo que la Universitat de València debería haber protegido las facultades que se encuentran en Blasco Ibáñez para evitar el derribo actual. Son informes cogidos por pinzas. 

Si en Tabacalera, en su día objetivo de lucha de la izquierda, hubo “expolio” al patrimonio según el juez, ahora en Agrónomos podría haberlo. Por eso resulta curioso que esa izquierda tan combativa en su momento con Salvem Tabacalera y los diferentes Salvem, ahora calle. O incluso lo permita y justifique como ha hecho el alcalde Joan Ribó, que ha dicho que el objetivo de ampliación del Clínico está por encima de cualquier valoración patrimonial ¿Opina lo mismo sobre Tabacalera? ¿O la opinión cambia en función de si gobiernan ellos?  

El Colegio de Arquitectos, por su parte, ha manifestado su “preocupación por lo que implica como pérdida de los valores arquitectónicos que presentan las edificaciones universitarias del antiguo Paseo de Valencia al Mar”. Consideran que las naves pertenecientes a la "antigua Escuela de Agrónomos", formaban parte indisoluble del edificio y que con su desaparición se desvirtúa el espíritu con el que se construyó. ¿Acabará la demolición de Agrónomos en el juzgado? Antecedente hay, sólo ver quien lo lleva adelante ya que no se ve ahora ningún Salvem por el horizonte.