| 26 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Adell Bover (primero por la izquierda) socio del hermano de Puig
Adell Bover (primero por la izquierda) socio del hermano de Puig

Socio del hermano de Puig admite que cobraba varias ayudas con la misma factura

El empresario Juan Enrique Adell Bover, socio de Francis Puig, niega negocios ilícitos, asegura que le han pedido devolver subvenciones y que las bases permiten presentar la misma factura

| E. M. Edición Valencia

Turno para declarar ante el juez en calidad de investigado del empresario Juan Enrique Adell Bover, más conocido por ser socio del hermano de Ximo Puig, que ha acudido ante el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Valencia en una causa abierta por un presunto delito de falsedad documental y fraude en las subvenciones otorgadas a las productoras audiovisuales de su familia, en la que también figura como imputado Francis Puig, hermano del presidente.

Adell Bover ha negado en el juzgado formar parte de cualquier asociación ilícita ni de compartir ningún negocio fraudulento con Francis Puig a diferencia de lo que señaló su ex mujer a la Fiscalía, que apuntaba a una connivencia supuestamente ilícita entre Adell Bover y Puig para la adjudicación de subvenciones.

 

Adell Bover sí ha admitido que presentaba la misma factura en la Generalitat Valenciana y en la de Cataluña “porque así lo permiten las bases”. Al igual que Francis Puig, ha admitido la posibilidad de que algunas de esas facturas no se abonasen porque fueron “compensadas”, es decir, que se prestaron o recibieron servicios por parte de otras compañías que eran, a la vez, cliente y proveedor. Se ha comprometido a presentar justificación documental de todo ello.

Adell Bover además ha asegurado que, a diferencia del hermano de Puig, él sí tiene siete procedimientos abiertos de reintegro de ayudas públicas, los cuales ha recurrido. Es decir, que la Generalitat sí le ha pedido devolver las ayudas a diferencia de lo que ocurre con Francis Puig.

Adell Bover también reconoce a la fiscal que acudía a Valencia a presentar las solicitudes en vez de hacerlo desde Castellón o que pagó publicidad de su aeródromo con cargo a la subvención de la Generalitat. En todo caso, su defensa mantiene que las facturas sospechosas no superan el umbral de 120.000 euros para que se considere el fraude de subvenciones.

En el caso de Adell Bover, La Guardia Civil detectó hasta cuatro tipos de irregularidades en los 1,2 millones que sus empresas - Canal Maestrat y Kriol Producciones-, junto a las administradas por Francis Puig recibieron entre 2015 y 2018 de los gobiernos valenciano, catalán y aragonés.