15 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

La solidaridad en comercios: un valor al alza

Sin incontables las numerosas tiendas, sobre todo de pequeño tamaño, que han destinado parte de sus ingresos a causas solidarias

| Sagrario Sánchez Edición Valencia

La solidaridad es definida como adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles.  Así hoy en día en una situación verdaderamente difícil el concepto cobra más fuerza ante la necesidad, y abre cada vez más corazones, hasta el punto de que ha sido capaz de humanizar nuestra convivencia impregnando muchos ámbitos de la sociedad y de la empresa.

Hemos visto y oído actuaciones de personas y colectivos que, altruistamente, ante  la emergencia se han puesto manos a la obra, de muy diferentes maneras a colaborar  en causas de ayuda a los demás, ya que la pandemia está siendo tan devastadora en el ámbito de la salud, como en el económico, a menudo no distinguiendo entre zonas, sectores, edades, ….nos ha hecho sentirnos iguales de vulnerables, y ha despertado nuestra necesidad de entrega a los demás.

A esa voluntad para con los demás, a esa entrega, me gustaría dedicar mi reflexión, porque al sentirnos débiles, nos hemos convertido en más humanos, un valor que teníamos sino ignorado, sí olvidado en los más profundo. 

Desde ese punto de vista,  ha sido positivo parar y darnos cuenta de lo rápido que pueden cambiar nuestras vidas, y  de los valores de entrega, esfuerzo, ayuda, amistad, …en definitiva, de la necesidad de las personas, desarrollando como nunca el valor activo de la solidaridad.

Son muchas, muchísimas, las iniciativas que se han realizado  a lo largo de todos los pueblos y ciudades de España, desde las más básicas de los “bancos de alimentos”, con toda la cadena de colaboraciones que facilitan su existencia, hasta las de las organizaciones, empresas y países que han reaccionado a nivel mundial.

Son muchas y variadas las acciones afortunadamente, por lo que en estas breves líneas quiero dejar constancia de algunas que me han llamado especialmente la atención, por ser valencianas,  y venir de un sector que sufre, pero a su vez ayuda: las pymes y autónomos.

Porque su lema es siempre para ayudar y facilitar al cliente, en este caso el pequeño comercio, que aparece conectado con los hogares de España a través de una web solidaria.  Una empresa valenciana está en el origen del proyecto, pensado por y para los demás, comercio y cliente, uniéndolos a través de la red.

No puedo dejar de comentar gran cantidad de pequeñas tiendas, de todo tipo, muy especialmente las del ámbito textil, marcas de moda, perfumerías, que han destinado parte de sus ingresos a causas solidarias, bien a través de la venta de mascarillas que a veces habían elaborado, como a geles hidroalcohólicos, o ayudas porcentuales directas de las ventas.

Y es que el concepto de SOLIDARIDAD ya es imparable,  y las iniciativas variadas,  como la que al parecer nos hemos unido en Valencia, denominada  de “ Comercio Justo”, que pretende impulsar el comercio justo en todos su ámbitos, y contribuir a un desarrollo más sostenible. Su carácter es internacional, así como sus adhesiones: Londres, Bruselas, Roma, San Francisco, Copenhague o Melburne, así como las españolas Madrid, Córdoba o Bilbao entre otras.

Un paso más en la sostenibilidad, y otro adelante en la SOLIDARIDAD, son valores que hemos descubierto para nuestro día a día en el último año,  y el esfuerzo colectivo debe hacer que no decaigan en su puesta al día, y mucho menos en su práctica habitual y cotidiana.