13 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Montaje de 'Castanya Taronja' criticando la actitud de Ribó alentando los disturbios

"Qui no vulga pols, que no que no vaja a l'era", responde un alcalde del PSOE

Máxima tensión entre Compromís y los socialistas con los primeros alentando las algaradas callejeras y los segundos teniendo que defender la labor policial. Cargos del PSPV se hartan.

| E. M. Edición Valencia

"Qui no vulga pols, que no que no vaja a l'era", con este dicho valenciano resume el alcalde de Silla, el socialista Vicente Zaragozá, el hartazgo en el PSPV con sus socios de Compromís a cuenta de las protestas callejeras de Valencia que piden la libertad del condenado Pablo Hasel. Y es que, mientras la delegación del Gobierno en manos del PSOE se ve en la tesitura de mandar a la Policía Nacional todos los días a sofocar la protesta, desde el otro lado, en la coalición de Mónica Oltra, se hace de altavoz de los disturbios bajo el mantra de la "libertad de expresión". 

Zaragozá respondía así a uno de los comentarios de Compromís que acusaba a la Policía Nacional de pegar a los manifestantes, entre ellos al diputado de la coalición, Carles Esteve. No fue el único, el portavoz del PSPV en Canals respaldaba a su compañero de Silla y añadía "ahora defender la violencia y a los violentos es defender la democracia". Esto sirvió para que una ola de seguidores de Compromís descargara su irá contra el alcalde de Silla, entre ellas la del director de Empleo Enric Nomdedéu que le recordaba la promesa del PSOE de derogar la Ley Mordaza. 

La coalición de Mónica Oltra no deja de calentar el ambiente subiendo de las cargas policiales mientras omite deliberadamente vídeos de los destrozos o contenedores quemados. En el otro lado, el PSPV, algunos no pueden ocultar ya su irritación por este comportamiento que quiebra una vez más el Botànic. El síndic Manolo Mata, ante las preguntas de sus seguidores, expresó que cree que "hay delitos contra la libertad de expresión son anacrónicos y se deben cambiar. Los condenados merecen el indulto. Apoyo totalmente a Gloria Calero que autorizó una concentración e investiga si hubo exceso policial o se cumplió los protocolos", una de cal y otra de arena. 

Sorprende en cambio el silencio total de la vicealcaldesa, Sandra Gómez, que no ha dicho absolutamente nada mientras ayer el alcalde, Joan Ribó, era tendencia por apoyar las protestas en lugar de condenar el destrozo de mobiliario urbano. Sólo el concejal de Seguridad, el 'abalista' Aaron Cano, hizo una tibia defensa de la Policía asegurando que "el de manifestación es un derecho fundamental recogido en nuestra Constitución, un derecho que no debe ser refugio de actitudes violentas. La Libertad de expresión no se defiende con disturbios, y tampoco justificándolos".

La también concejala socialista Elisa Valía salió en defensa de la delegada del Gobierno con unas palabras que huelen mucho a indirecta al alcalde Ribó, "hay muchas formas de defender y reforzar nuestra democracia. No está entre ellas usar un cargo en una institución para acusar a la Delegada del Gob de enviar a la Policía Nacional a cargar indiscriminadamente contra manifestantes, porque es mentir". Menos mal que son socios y compañeros.