| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Ganar para sobrevivir

"La guerra no es tanto entre personas, sino entre dos mundos diferentes, en uno de los cuales una mujer le dice a su esposo que si él muere, recibirá 7 millones de rublos".

Mi nombre es Sasha y soy periodista de Mykolaiv, Ucrania. Nací un año y medio antes de que mi país obtuviera la Independencia. La ciudad de Kryvyi Rih, donde pasé mi infancia y donde nació el actual presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, fue construida por mis abuelos. En 1965, vinieron de una ciudad rusa en los Urales para trabajar en una fundición recién inaugurada. Mis abuelos consideraban que Ucrania era su hogar. Hoy, el país del que provienen está destruyendo lo que construyeron.

La guerra de Rusia contra Ucrania no comenzó a las 5 de la mañana del 24 de febrero. Ha estado ocurriendo durante ocho largos años. A lo largo de los años, mi país ha perdido a miles de personas. Cientos de miles de ucranianos tuvieron que buscar un nuevo hogar dos veces. Primero, salir de la guerra en Donbass, y hoy escapar de los ataques con misiles en los que los rusos sumieron a mi país.

El primer día de la invasión a gran escala de las tropas en el territorio de Ucrania, me paré en una ventana y con horror miré las columnas de humo sobre el aeropuerto militar de  Mykolaiv. Las primeras lágrimas fueron cuando mi marido me dijo que recogiera nuestras  cosas y añadió: "Las mías por separado". Ahí me di cuenta de que había llegado el final de una vida en paz. Al día siguiente se unió al ejército.

Después de una semana de vagar, llegamos al pequeño pueblo de Valencia donde estamos, con fe y esperanza de victoria, esperando al cabeza de familia

Mi marido y yo teníamos un acuerdo: Si comenzaba el bombardeo de la ciudad, mi hijo y yo nos iríamos. Hasta la primera destrucción de una infraestructura civil permanecimos en  Mykolaiv. El punto de inflexión en la decisión de marcharse fue el momento de esperar a que se acabara el combustible del avión de combate que despegó del territorio ucranio ocupado  por Rusia - Crimea. Esa mañana, cuando los cohetes cayeron en una de las zonas residenciales, los primeros civiles murieron.

Es sorprendente lo poco importante que parecen las cosas materiales en comparación con el precio de la vida. En cada punto donde mi hijo de cuatro años y yo nos detuvimos en el camino a la seguridad, dejé algunas cosas. Entendí que si enfermaba en el camino, lo llevaría en mis brazos. Por lo tanto, cuando los servicios secretos ucranianos comenzaron a publicar interceptaciones de comunicaciones entre soldados rusos y sus familiares, no podía creer lo que oía. Más tarde me di cuenta de que la guerra no es tanto entre personas, sino entre dos mundos diferentes, en uno de los cuales una mujer le dice a su esposo que si él muere, recibirá 7 millones de rublos.

Al principio escribí que nací un año y medio antes de que Ucrania se independizara. Ahora estoy convencida de que mi país está logrando una independencia real solo hoy. Con cada proyectil, Rusia mata al hombre soviético en nuestras cabezas, con cada intento de sofocar la libertad, aumenta cientos de veces el deseo de tenerla.

Con cada proyectil, Rusia mata al hombre soviético en nuestras cabezas, con cada intento de sofocar la libertad, aumenta cientos de veces el deseo de tenerla

Se dice que el mundo siempre está luchando por el equilibrio. Para Ucrania, el balance del horror fue el apoyo de los países civilizados. En oposición a la pesadilla de Bucha, Irpin, Gostomel, al sufrimiento en el infierno en la tierra de Mariupol y otros asentamientos que están ocupados, cientos de miles de personas se presentaron voluntarios para ayudar, estuvieron dando refugio a los ucranianos. Una de las familias españolas con un gran corazón nos llevó a mí y a mi hijo. Después de una semana de vagar, llegamos al pequeño pueblo de Valencia donde estamos, con fe y esperanza de victoria, esperando al cabeza de familia. Hoy, cuando el líder del pueblo ruso ha decidido exterminar a los ucranianos, cuando los soldados rusos están llevando a cabo su plan y se está produciendo el genocidio de los ucranianos, la única forma de sobrevivir es ganar.