20 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Cómo ahorrar hasta un 40% en tu recibo de la luz

Tendrás que tener en cuenta qué aparatos eléctricos y qué sistemas tienes. ¿Utilizas la calefacción más adecuada para tu hogar? Plantéatelo.

| ESdiario Viajes/Ecología

El alto precio que pagamos por los suministros de luz, agua y gas preocupa cada día más a los españoles. Por eso, interesarte por localizar los nuevos y mejores métodos para ahorrar está a la orden del día. Apostar por la eficiencia energética en nuestras casa es la clave para no llevarnos sustos cuando llegan las facturas. 

Ficha estos consejos y seguro que tu bolsillo lo notará:

1. Asegúrate de que la potencia que tienes contratada es la que de verdad necesitas. 

Adecuar la potencia contratada a tus necesidades reales puede suponerte un ahorro anual de hasta 160 euros. Para saber lo que requiere tu hogar, suma la  de todos tus electrodomésticos de mayor potencia . A esa cantidad súmale 1KW de iluminación y otros pequeños aparatos, y el resultado, divídelo entre tres. El producto final- que debe ser mayor que la potencia del electrodoméstico que más consume- será la potencia real que necesitas.

 

 

2-Desenchufa lo que no uses

Aunque no se note, los aparatos en stand by, es decir, por el mero hecho de estar enchufados, consumen una energía que no se utiliza pero se paga. Tener permanentemente enchufados el ordenador, la televisión, la consola, el cargador del móvil,  el despertador eléctrico y el microondas, supone al año un gasto inutil de 364KW, y solo con desenchufar el horno y la vitrocerámica cuando nos vamos de vacaciones –cosa que casi nadie hacemos– nos puede ahorrar hasta 12 euros al mes. Utiliza regletas con interruptor para poder desconectarlos de la red a diario con facilidad.

 

3. Compra electrodomésticos eficientes

La etiqueta indica la energía y el agua que consume el aparato. La calificación va desde la A+++, la máxima calificación, a la D, la peor.

 

 

4. Asegúrate de que tus ventanas no dejan escapar la energía de la vivienda.

Unas ventanas bien aisladas pueden ahorrarte hasta un 20% de gasto energético. Cambiarlas supone un gasto, pero no tardarás en notarlo en las facturas de calefacción y aire acondicionado. Pregunta por los plan renove que promueven en tu comunidad autónoma, si tus marcos te lo permiten cambia solo los cristales, ten en cuenta que las ventanas correderas aislan peor que las de manilla y entérate de si alguno de tus vecinos también quiere cambiarlas: en muchos empresas, si lo hacéis al mismo tiempo, os harán precio.

 

 

5. Revisa con un experto si estás empleando el mejor sistema para calentar tu casa en invierno.

La calefacción es uno de los mayores gastos. Olvídate de los acumuladores y los calefactores. El gas natural es mucho más económico incluso que el propano o el butano. Las calderas de condensación reducen el consumo un 20%, tenlo en cuenta.

 

 

6. Encuentra una tarifa de electricidad competitiva y con buenos servicios de mantenimiento.

Estamos en un mercado en el que podemos comparar los precios de las diferentes compañías, buscar las ofertas y elegir la que más nos convence. Los comparadores de energía gratuitos a través de internet te serán útiles. Además desde hace un tiempo hay organizaciones de consumidores que promueven las compras colectivas de energía, una iniciativa que puede recortar hasta en un 12% el presupuesto que destinas a este capítulo

  

 

7. Cambia tus bombilla de bajo consumo por otras LED.

El desembolso inicial es mayor pero a la larga ahorrarás  un 80%. Aprovecha la luz del sol siempre que puedas, mantén las lámparas impecables e instala sensores de presencia