| 27 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

4 playas y dos piscinas naturales para refrescarnos en Madrid

Que Madrid no tenga costa no significa que carezca de espacios naturales en los que darnos un buen chapuzón

| E.V. Viajes/Ecología

Pasar el verano en Madrid no tiene por qué implicar necesariamente que renunciemos a la playa. Aquí no tenemos mar, pero sí espacios naturales en los que pasar un día estupendo disfrutando del sol, del agua y del entorno. Si todavía no conoces alguno de ellos, toma nota:

Pantano de San Juan 

Considerado “la costa” de la Comunidad de Madrid este embalse situado en la frontera con Castilla -León y que comparten los municipios de San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo, Cebreros y Pelayos de la Presa, es el único pantano de la región en el que está permitido el baño. Las zonas para hacer deportes acuáticos están bien delimitadas y tiene playas como la de la Virgen de la Nueva (en San Martín de Valdeiglesias), distinguida con bandera azul durante los últimos tres años, o como la Cala Nudista, en la que, además de estar a tu aire podrás alquilar una piragüa para hacer un poco de deporte o simplemente disfrutar de un paseo acuático.  La entrada es gratuita 

 

Playa de Estremera

También conocida como la playa de Los Villares se encuentra a unos setenta kilómetros del centro de Madrid. En un lugar rodeado de chopos nos vamos a encontrar con el único punto del río Tajo en el que está permitido el baño. Es seguramente la playa menos conocida de la Comunidad de Madrid, y la razón es que hay que dejar el coche a una cierta distancia porque se accede a pie por un camino de tierra. Eso sí, una vez allí no te va a faltar de nada: merendero, aseos, alquiler de sombrillas y quiosco para toda la familia; tirolina y otras actividades relacionadas con la naturaleza para los más pequeños. Por si esto fuera poco, esta playa es pet-friendly, así que podrás llevarte también a tu perro. La entrada es gratuita

 

Playa del Alberche

Está a cincuenta kilómetros de Madrid capital, en el municipio de Aldea del fresno. Se trata de una playa fluvial donde confluyen el río Alberche y el río Perales creando una zona perfecta para el baño y en cuyas orillas nos vamos a encontrar con una auténtica playa de arena. La entrada es gratuita y el parking cuesta 2 euros

 

Presillas de Canencia

Nos vamos a la cuenca alta del Manzanares, concretamente a 2 kilómetros de Canencia. La vegetación de la zona la convierte en un auténtico paraíso. Seguro que se te quita el calor y las ideas de un golpe al entrar en su fría agua. Cuenta con mesas y agua potable.

 

Otra opción para quienes no echen de menos la arena de la playa pero buscan algo más auténtico que las piscinas municipales, son las piscinas naturales.

 

Rascafría

Situadas en el valle del Paular tienen área de sombra, baños y bar. Uno de sus grandes atractivos, además de sus frías aguas,  es la cascada conocida como la Chorrera de Rovellanos desde la que se pueden realizar, de manera segura, saltos al agua.

 

Buitrago

En Buitrago de Lozoya encontramos una de las piscinas naturales más grandes de todo Madrid –tiene cerca de 4.500 metros cuadrados–.  El recinto cuenta además con merendero, baños, vestuario, un chiringuito, pista de fútbol sala y baloncesto y un área de juegos infantiles.