| 24 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Así es Oymyakon, el pueblo más frío del mundo

Ahora que dejamos atrás el calor extremo de este verano, es curioso saber que hay lugares en los que el cambio climático no ha hecho acto de aparición

| E.V. Viajes/Ecología

Oymyakon, está situado en la República de Sakha en Siberia,y presume de haber alcanzado el récord de la temperatura más baja en un lugar habitado ( -71,2º en el invierno de 1936). La razón parece estar en su ubicación, entre dos cadenas montañosas que atrapan el aire frío impidiendo que salga y creando lo que se conoce como fenómeno de inversión térmica, de manera que, al contrario de lo que suele suceder habitualmente, la temperatura en las cumbres de las montañas es más alta que en el valle donde se asienta este pueblo. 

Vivir en este recóndito lugar no es fácil: los veranos son muy breves, de apenas dos meses y con días en los que apenas es de noche tres horas, e inviernos larguísimos en los que la luz solar solo aparece durante cuatro o cinco horas y  llegar a temperaturas de –50º es habitual. 

A pesar de ello en Oymyakon vive una comunidad de alrededor de 1000 personas, niños incluidos, que han conseguido aclimatarse a estas condiciones de vida durísimas en las que una persona desnuda se congela y muere en menos de un minuto, y la mayor parte del invierno deber recoger del río bloques de hielo para descongelarlos y poder tener agua dentro de casa porque las tuberías no funcionan. Esto dificulta también mucho el tema de los cuartos de baño, que están situados fuera de las casas y consisten básicamente en una caseta de madera con un agujero en el suelo en el que los excrementos depositados se vuelven sólidos de forma inmediata.  Afortunadamente todas las casas tienen calefacción las 24 horas del día gracias a una central térmica que es sin duda el "alma" del pueblo.

Los habitantes de Oymyakon consiguen subsistir gracias a las aguas termales que emanan en las inmediaciones.  De hecho, esas aguas, que le dan nombre – Oymyakon significa “agua líquida”– fue la razón por la que los pastores nómadas de renos que pasaban por la zona y abrevaban allí su ganado terminaron asentándose y estableciendo una población fija que acabó dedicándose sobre todo a la minería, ya que el lugar es muy rico en oro y antimonio. 

También es importante para garantizar la subsistencia el río que cruza la zona y que nuca se congela debido a su fuerte corriente, aunque sí lo hacen los peces en cuanto se sacan del agua, una ventaja que los mantiene “ultracongelados” por mucho tiempo. No es de extrañar que el plato tradicional de la zona sea la stroganina, o lo que es lo mismo, virutas de pescado crudo congelado. El resto de la dieta de los habitantes de Oymyakon consiste principalmente en carne de caballo, productos lácteos y bayas recolectadas en el verano.