| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Disfruta de las 9 tartas más deliciosas de Europa

El domingo se celebró el Día Internacional de la Tarta , así que ya tenemos la disculpa perfecta para contarte cuáles debes pedir si viajas por Europa

| Laura Méndez Viajes/Ecología

El portavoz del motor de búsqueda de alquileres vacacionales y apartamentos Holidu, Andrés Pareja, nos ha explicado que “el turismo gastronómico está cada vez más de  moda”, por lo que  “un destino no sólo se compone de los monumentos más típicos, las calles de compras más cool o los barrios más famosos, el paladar nos ayuda a completar la experiencia”. Y qué mejor experiencia que darnos un homenaje saboreando una de estas estupendas tartas

- Sachertorte - Viena

Viena cuenta con una de las tartas más apreciadas por los golosos, la fantástica Sachertorte. Es la elección perfecta para los amantes del chocolate y una de las especialidades culinarias más famosas de la ciudad. Cuenta la leyenda que nació en 1832, en una importante cena de la corte y esa misma noche el chef de palacio enfermó así que le tocó al joven Franz Sacher, todavía aprendiz, ingeniárselas para crear un dulce que cautivara a la realeza. Con esta tremenda responsabilidad sobre los hombros, Franz creó lo que ahora se conoce en todo el mundo con el nombre de Sachertorte.

Puedes probarla en el Café Sacher por 6,70 euros. Tiene 337 kcal por 100 gramos que quemarás con 96 minutos de caminata explorando los jardines de Belvedere hasta llegar frente al impresionante “El beso” de Gustav Klimt.

- Tarte au citron meringuée - Paris

Es el postre preferido y uno de los más vendidos en Francia, aunque todavía hoy varios países del mundo siguen luchando por su origen. ¿Procede la Tarte au Citron de Francia, Inglaterra, América, Suiza...? Para los franceses su origen podría estar en Menton, ciudad de los limones, donde han llevado a la perfección el arte de la Tarte au Citron. El perfecto equilibrio entre la acidez de la cuajada de limón y la dulzura del merengue ha conquistado los corazones franceses desde el siglo XIX.

Tómala en la pastelería Gérard Mulot de París por  4 euros. Tienes 284 kcal por 100 gramos que quemarás con 81 minutos de caminata: un paseo siguiendo el Sena hasta la cima de Montmartre o por los jardines de las Tullerías. Otra opción es ¡a escalones! Y, cómo no, nada mejor que los de la Torre Eiffel.

- Toucinho do Céu – Lisboa

El Toucinho do Céu es uno de los dulces más tradicionales de Portugal y aunque su nombre puede llevar a la confusión, es distinto a la versión española. Originario del convento de Odivelas en la Región de Lisboa, consiste en una tarta elaborada con azúcar a la que se le añaden almendras molidas, a veces gila dulce y finalmente una gran cantidad de yemas de huevo. Su nombre se debe a que la versión original tiene manteca de cerdo como ingrediente y se fabrica en todo el país, aunque con pequeñas diferencias de región a región, siendo las versiones más famosas las de Guimarães, Murça y Trás-os-Montes.

Pruebala en la pastelaria Faruque, justo enfrente del convento de Odivelas donde se inventó el Toucinho do Céu, que cuenta con una de las recetas más tradicionales para este pastel por 1,50 euros. Ingerirás 316 kcal por 100 gramos que podrás quemar con 90 minutos de caminata: visita el convento de Odivelas, un importante conjunto de arquitectura religiosa clasificado desde 1910 como Monumento Nacional. Después de la visita puedes degustar esta delicatessen en el mismo lugar donde se inventó. Otra opción es caminar por las coloridas y empinadas calles del barrio lisboeta de Alfama.

- Bündner Nusstorte - Zurich

El Bündner Nusstorte es una tarta tradicional suiza que consiste en una pasta de nuez caramelizada y cuyo origen está en el cantón de Grübunden, en el sureste del país. Este delicioso pastel fue inventado en 1926 por un panadero llamado Fausto Pult y es diferente a los anteriores, ya que en este caso la pasta se rellena con frutos secos y no se mezcla como de costumbre.

Prúebala por 6 euros en el Teecafé de Zurich, , un bonito café donde se sirven pasteles caseros con especialidades de café y tés aromatizados. Cuenta con 483 calorías por 100 gramos que quemarás con 138 minutos de caminata: haz senderismo en Uetliberg, una hermosa montaña, cerca del centro de la ciudad. Con sus 870 metros de altura, te hará disfrutar de la mejor vista panorámica de Zúrich.

- Victoria Sponge - Londres

Esta torta tan esponjosa lleva el nombre de la reina Victoria, a quien le encantaba tomarse una porción con su té de la tarde. Para probar la Victoria Sponge de la manera tradicional, ha de servirse con mermelada de frambuesa y crema batida, lo que le aportará más dulzura y calorías extra a la receta tradicional de bizcocho. Aún así, si quieres sentirte como un miembro de la realeza, prueba este pastel tan suave en el Park Room at Grosvenor house, situado en un entorno residencial típicamente británico con vistas a Hyde Park en el centro de Londres por 10,70 euros.

Te supondrá 400 calorías por 100gramos que quemarás con 115 minutos de caminata: El famoso Observatorio Real podría ser el punto de partida para seguir el meridiano principal durante una hora, y disfrutar de Greenwich, el barrio del sureste de Londres.

- Torta caprese – Roma

Los italianos son verdaderos amantes de los pasteles y el chocolate, por eso es extremadamente difícil elegir un pastel nacional, pero combinando estas dos pasiones nos encontramos con el increíble pastel de caprese. Aunque no sea de Roma, la torta caprese es un verdadero clásico italiano que lleva el nombre de la isla de Capri. Hay diferentes historias sobre su origen y la leyenda más famosa cuenta que una princesa austriaca, casada con el rey de Nápoles, quería una tarta Sacher pero el chef no conocía la receta... así que decidió preparar el pastel con almendras, inventando la Caprese. Este pastel sin harina es muy apetecible y además es perfecto también para celíacos.

Tómala en la panadería-cafetería Said dal 1923 por 8 euros. Te supondrá 418 calorías por 100 gramos que quemarás con 120 minutos de caminata: visita el Museo Vaticano y camina por los 7 km de longitud de sus salas, donde encontrarás algunas de las pinturas más bellas del mundo. La alternativa es darte un chapuzón y nadar en el Tíber.

- Prinsesstårta - Estocolmo

Apodada la "tarta verde" por su colorido, la receta original es de 1929. Jenny Åkerström, su creadora, era la institutriz de las princesas Margaretha, Märtha y Astrid a las que tanto les gustaba esta receta que pasó a recibir el nombre de la “tarta de las princesas”. En Suecia hay incluso una semana (la última de septiembre) dedicada a este pastel y cuando la princesa Estelle nació en 2012, la "Prinsesstårtor" se agotó en toda Suecia. El color del pastel puede variar, pero el más común es el verde.

Prúebala en el clásico café y panadería Tössebageriet que se inauguró en 1920 y sirve pasteles y repostería suecos tradicionales y que incluso han participado en la elaboración de las tartas de bodas para la familia real, por 5 euros.

Los 100 gramos suponen 290 calorías que consumirás con 83 minutos de caminata: pasea por la "Montelius street" (Monteliusvägen) y así disfrutarás de una bonita vista sobre Estocolmo, acércate también a los alrededores del parque "Djurgården" para disfrutar de la naturaleza.

 

 

- Käsekuchen - Berlin

La receta más antigua de la tarta de queso viene de Grecia, pero desde el siglo XVI la tarta de queso ha conquistado los corazones (y estómagos) alemanes. Desde entonces, ha habido una gran variedad de variedades en todo el país: a veces con fondo de levadura, a veces con pasas en requesón, a veces como torta con crema... pero siempre deliciosa.

Pruébala en el Café Einstein, una cafetería de estilo vienés situada en la Villa Henny Porten por 3 euros. Con un precioso interior antiguo y un maravilloso jardín para disfrutar durante el verano, el café siempre bulle con clientela.

Tiene 152 calorías que consumirás con 44 minutos de caminata: un paseo por la capital alemana te hará perderlas, o si quieres un esfuerzo más evidente, coge aliento y sube los 300 escalones hasta Siegessäule. El esfuerzo se verá recompensado con unas increíbles vistas.

- Napoleonka - Varsovia

Es una tarta de nata polaca hecha con dos capas de hojaldre, rellena de crema batida y decorada con azúcar en polvo o glaseado en la parte superior. Una anécdota sobre el Papa Juan Pablo II dice que, una vez, ha comido 18 porciones de Napoleonka de una sentada por una apuesta con un amigo.

Pruébala en Lukullus por 7,90 euros, encontrarás tiendas repartidas por toda la ciudad y varias en el centro. Tiene 429 calorías que consumirás con 123 minutos de caminata: explorando la ciudad o subiendo las escaleras de los 42 pisos del Palacio de la Cultura y las Ciencias.