| 26 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

9 gestos con los que tu gato te habla, ¿los entiendes todos?

Entender el lenguaje de tu minino es tan fácil como saber interpretar bien algunos de sus comportamientos

| E.V. Viajes/Ecología

Aparte de tener la facultad de poder aprender a interpretar y asociar el significado de hasta treinta palabras diferentes ( otra cosa es que se haga el sordo o el tonto porque no le interesa en ese momento lo que le digas), tu gato te "habla" mucho más de lo que crees. Y es que, a parte de sus diferentes maullidos, todo lo que no expresa con su cara, lo hace con su cuerpo. Hay comportamientos que son similares en todos ellos y que forman parte de su lenguaje. Saber interpretarlos es importante para que la comunicación entre tu amigo y tú sea mucho más sencilla.

¿En qué nos tenemos que fijar?

Los gatos nos hablan fundamentalmente con tres partes de su cuerpo: la cola, las orejas y la cabeza. Lo interesante es saber qué nos dicen con cada una de ellas y/o con la combinación de las tres. En rasgos generales, la cola levantada, la cabeza erguida y las orejas tiesas o hacia adelante son señales amistosas. La cola baja, la cabeza retraída y las orejas hacia atrás revelan enfado, miedo y molestia. 

¿Qué te dice tu gato?

  • “Soy tu amigo”: 

El gato amigable no solo lo demostrará frotándose contra tí. También lo hará con su olfateoAlo contrario que los perros, que lo hacen para reconocerte, el gato, cuando te huele y su postura está relajada y el rabo lo tiene suelto o erguido te está demostrando su amistad. Cuando te cruzas con él y levanta el rabo con la punta curvada hacia la cabeza, simplemente te está saludando.

 

  • “Déjame tranquilo”

Aquí también podemos apreciar una diferencia notable con los perros, que balancean su cola cuando están contentos. La cola de nuestro gato en constante movimiento o en forma serpenteante, es un gesto de que está empezando a perder la paciencia o simplemente de que se aburre. Si además echa las orejas hacia atrás, mejor que lo dejes tranquilo porque nos está avisando de que está a punto de huir, arañar o morder.

 

  • “Estoy muy feliz”

Si tu felino está relajado, sus orejas hacia adelante y su cola hace un movimiento como de vibración, es que está contento. Si además te presenta la garganta para que le acaricies, cierra los ojos y ronronea o emite un sonido parecido a un trino, es que ha llegado al colmo de su felicidad.

 

  • “Quiero jugar contigo”

Los gatos, aunque duermen una media de dieciséis horas al día, cuando están despiertos suelen ser muy juguetones. También son animales muy inteligentes que tienen sus ratos de aburrimiento. El tuyo te lo demostrará pegando grandes carreras sin motivo aparente cuando te levantas del sofá, por ejemplo, o mordisqueándote la ropa o incluso amagando arañazos, pero sin ánimo de hacerte daño. 

 

  • “¡Qué susto!”

Si tu mascota se agazapa en un lugar protegido y eriza la cola es que está pasando miedo. Observa qué es lo que le puede estar asustando. Si es otro animal, sepáralos. Si ha sido un ruido o un objeto que se cae, tranquilízalo hablándole suavemente y mencionando su nombre. No lo toques hasta que no veas que su cola ha dejado de parecer un plumero. 

 

  • “Eres mi familia”

Uno de los gestos más enternecedores que puede tener tu gato contigo es acercar su nariz a la tuya. Seguramente no llegará a tocarla o lo hará de una manera muy leve, pero puedes estar seguro de que tu gato te quiere.

 

  • “Mi comedero está vacío”

Si tu gato te toca el brazo o las piernas de manera repetida con una de sus patas, es que está reclamando su comida , agua o alguna chuchería. Asegúrate de que no se ha quedado sin “provisiones”

 

  • "Estoy enfadado contigo"

Una de las habilidades de los felinos es la de pasar por encima o rodear toda clase de objetos sin tocarlos. Si el tuyo tira con las patas de manera consciente todo lo que tienes sobre la mesilla de noche, o encima de un aparador es que está muy molesto contigo. Suelen hacerlo si los dejas mucho tiempo solos o si los has reñido sin que ellos entiendan el motivo

 

  • "Déjame dormir"

A los gatos les gustan los mimos antes de dormir, pero en el momento en que empiezan a lamerse es que ya están preparados para el sueño. El inicio de sus abluciones, generalmente empezando por las patas delanteras, es la señal de que lo único que ya quiere es dormir. Dale las buenas noches y déjale tranquilo.