| 19 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Alberto de Mónaco en Atapuerca
Alberto de Mónaco en Atapuerca

Alberto de Mónaco nos recuerda la importancia de los yacimientos de Atapuerca

El príncipe Alberto de Mónaco ha realizado esta semana una visita al Sistema Atapuerca, los yacimientos de Burgos que son únicos en el mundo para conocer las claves de la evolución humana.

| ESdiario Viajes/Ecología

El Príncipe Alberto II de Mónaco ha demostrado esta semana una vez más su enorme interés por la prehistoria y su gran sensibilidad por la arqueología con una visita particular a los yacimientos de Atapuerca, el MEH y el Cenieh. Animado por el profesor francés Henry de Lumley, amigo personal del soberano y estrechamente vinculado a los codirectores del proyecto Atapuerca, Eudald Carbonell y Juan Luis Arsuaga.

De Lumley, que participó en la visita, preside el Instituto de Paleontología Humana de París, creado en 1910 por Alberto I de Mónaco, tatarabuelo del actual monarca. Además, Juan Luis Arsuaga es actualmente miembro del comité asesor del Museo de Antropología de Mónaco, lo que también ha influido a la hora de despertar el interés del Príncipe por el enclave burgalés de los yacimientos de Atapuerca.

«Es una persona a la que le atrae la ciencia, algo heredado de sus antepasados, y que muestra una gran sensibilidad por la arqueología y la prehistoria, que conoce bien y sabe lo importante que es», subrayaron Arsuaga y Carbonell, tras recordar que Alberto de Mónaco ya había visitado con anterioridad el yacimiento cántabro de El Castillo, cuyas excavaciones iniciales financió su tatarabuelo, y el Museo Oceonográfico de San Sebastián. «Le quedaba Atapuerca y por eso le tenemos aquí», afirmaron.

«Este es un sitio muy importante y muy singular, no solo en España sino en Europa porque permite estudiar series completas sobre la evolución humana desde tiempos más recientes hasta hace 1,5 millones de años. Poder reconstruir cómo se pobló Europa en la prehistoria es esencial y por eso estoy muy feliz de haber sido invitado», afirmaba el Monarca Monegasco.

Tras la visita, el príncipe visitó la ciudad de Burgos, donde acudió al Museo de la Evolución Humana y el Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana. Allí reconoció que, aunque había visto otros yacimientos del mundo, este le había “encantado”. “Especialmente porque es uno de los sitios más completos e interesantes”, explicó, y apuntó la “importancia de encontrar todos los restos posibles” para conocer la historia.

Según apunta la fundación de los yacimientos en un comunicado, el príncipe escogió una fecha muy especial para conocer este proyecto, ya que el martes se cumplieron 23 años de su constitución. Alberto de Mónaco expresó antes de partir su intención de volver para visitar la Catedral de Burgos, un monumento igual de único en el mundo con más de 8 siglos a sus espaldas.