| 23 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

5 plantas trepadoras de rápido crecimiento para presumir de terraza o jardín

Sin cuidados farragosos, estas plantas llenarán este verano de color y frescura tu rincón favorito

| E.V. Viajes/Ecología

Si estás pensando en darle color a tu terraza o tienes huecos y/o paredes que tapar en el jardín, apuesta por una planta trepadora que además de decorar, tapa desperfectos y actúa como aislante tanto de calor como del frío. Las puedes encontrar de muchas clases: de hoja caduca o perenne; con flores o sin ellas; con espinas o comestible. Déjate llevar por tus gustos , pero no olvides que las plantas son seres vivos y que como tales necesitan una serie de cuidados. Piensa en cuanto quieres implicarte en cuestión de riegos, podas y abonados, y ten en cuenta sus necesidades de sol o de sombra y la orientación del lugar donde la vas a colocar antes de adquirirla. Siguiendo esas premisas seguro que encuentras la trepadora ideal. Nosotros hemos elegido cinco diferentes para que te hagas una idea antes de ponerte manos a la obra.

Westeria o Glicina: 

ES una de las trepadoras de hoja caduca más bonitas por sus flores en forma de racimo que pueden presentar varios colores: lila, rosa, blanco y azul.  Antes de plantar una debes tener en cuenta su crecimiento, ya que en condiciones óptimas puede alcanzar más de 15 metros, y la tierra, ya que le gustan los suelos con un buen drenaje. Aguanta la luz solar directa pero también la semisombra y aguanta bastante bien las temperaturas bajas del invierno, y requiere de dos podas, una en invierno para que en primavera florezca en todo su esplendor, y otra más en julio para acortar las ramas. 

 

Jazmín de invierno:

Trepadora de hoja perenne es una de las más solicitadas para cubrir cerramientos ya que a su rápido crecimiento hay que sumarle su resistencia, su abundante floración de color amarillo o blanco, y su capacidad crecer también a lo ancho ocupando un gran espacio y protegiéndonos de miradas ajenas. Alcanza fácilmente los 4 metros de altura, Requiere riego frecuente en verano, aunque con cuidado para no encharcado, y abonado con humus . 

 

Costilla de Adán: 

Esta trepadora de hoja perenne destaca por sus grandes hojas de hasta un metro, con brácteas que se van dividiendo a medida que crecen, recordando la forma de un costillar. Aunque al principio hay que entutorarla, pero cuando alcanza la madurez es capaz de agarrarse sola a la pared mediante raíces aéreas. Aguanta bien el sol, pero estará más bonita si la colocas en semi sombra. Puede crecer hasta los 8 o 10 metros de altura y en lo que se refiere al riego no es muy exigente: cada cuatro días en verano y una vez cada quince días en invierno.

 

Buganvilla

Esta preciosidad, muy popular entre los aficionados a la jardinería, tiene un crecimiento rápido y una flores de color muy llamativo aunque en realidad no se trata de flores sino de brácteas, es decir, hojas coloreadas al estilo de las de las flores de pascua. Para su correcto crecimiento necesita mucho sol y no soporta bien los climas muy fríos, por lo que si vives en el centro de la península, es mejor tenerla en un patio o en un rincón que no dé al norte. En cuanto al riego, basta con un riego semanal en verano si está plantada en tierra y dos si está en maceta. En invierno podemos olvidarnos de ella ya que con el agua de lluvia será suficiente.

 

Taco de reina: 

Es una planta de rápido crecimiento, que además de ser muy bonita y llamativa tiene múltiples propiedades.  De entrada, sus grandes flores y sus hojas redondeadas de hasta 15 cm son sumamente decorativas y te cubrirán pérgolas, arcos o vallas en muy poco tiempo ya que son bastante invasivas. Pero es además, del taco de reina se aprovecha todo: sus flores y hojas son comestibles. Estas últimas, ideales para ensaladas, son son antibacterianas, antifúngicas, antisépticas, depurativas, diuréticas y expectorantes. En el jardín, aporta color y textura y repele insectos que atacan a otras plantas y frutos. Resiste bien el frío y el sol, y como curiosidad hay que tener en cuenta que en suelos pobres tienen una mayor floración mientras que suelos ricos en nitrógeno sus hojas serán más abundantes.