23 de enero de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT
  • Juan de Dios Colmenero

    Atando Cabos

    Actualmente Jefe del Área de Nacional de los Servicios Informativos de Onda Cero Radio, desempeñado su labor como corresponsal político y diplomático. Colaborador y tertuliano en “La noche en 24H” de RTVE.

El PNV hace caja: pretende ser el seguro de vida de Rajoy por un módico precio

Mariano Rajoy en una de sus entrevistas en La Moncloa con el lendakari, Iñigo Urkullu

Mariano Rajoy en una de sus entrevistas en La Moncloa con el lendakari, Iñigo Urkullu

Los nacionalistas vascos no votarán a favor ni se abstendrán en la investidura, pero cuando arranque la legislatura quieren negociar los Presupuestos y otras leyes si hay contrapartida.

El Gobierno en funciones, el Partido Popular y también su grupo parlamentario intentarán que los socialistas no bloqueen determinadas leyes exigidas por Bruselas; pero no se obsesionarán, ni mucho menos se plantarán, si el nuevo PSOE se niega, por ejemplo, a apoyar los Presupuestos Generales del Estado.

Desde La Moncloa ya se hicieron los números y, aunque lo ideal serían unos Presupuestos pactados con el PSOE, saben que pueden tener otras salidas. Al margen del apoyo de Ciudadanos, cumpliendo lo acordado en el pacto de los 150 puntos, los populares ya tiene avanzadas las conversaciones con el PNV y la predisposición de los nacionalistas vascos está casi garantizada.

Pese a su no a la investidura, los nacionalistas vascos están dispuestos a avalar con su voto los Presupuestos de Rajoy

El PNV no quiere, por razones distintas, apoyar la investidura, pero están los primeros en la fila para negociar unos Presupuestos en los que puedan arrancar partidas beneficiosas para los intereses del País Vasco.

El apoyo del PNV se podría reproducir a lo largo de la legislatura en muchas otras leyes, sobre todo de carácter económico. Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, insistía esta misma semana en que su voto a la investidura de Mariano Rajoy será “no”, pero matizaba: “Tenemos  predisposición al diálogo e interés en llegar a acuerdos a lo largo de la legislatura”.  

Con esos apoyos, el Gobierno se garantizaría 175 diputados para sacar adelante las cuentas públicas y sólo faltaría el respaldo del diputado de Nueva Canarias, adscrito al grupo socialista pero con autonomía para tomar decisiones de las que sólo tendrá que rendir cuentas a su formación política.

Este diputado, Pedro Quevedo, asegura a ESdiario: “Por mi parte no habrá ningún problema siempre y cuando exista alguna contrapartida”. Es más, añadía, “ya se lo he dicho al portavoz del PP -Rafael Hernando- y existe voluntad de diálogo”.

La abstención, palabra maldita

Pero antes de nada se debe producir el desbloqueo en las filas socialistas. La nueva gestora presidida por Javier Fernández sigue con la labor lenta y difícil de hacer pedagogía política.  No es fácil transitar del rocoso grito del “no es no” a una situación que permita que arranque un gobierno del PP. Durante la última reunión del grupo, como ya informó este periódico, la gran mayoría de los intervinientes se mostró favorable a la abstención.

Rajoy podría verse con Javier Fernández antes del Comité Federal del PSOE

No sin nada a cambio, pero no se atrevía a pronunciar la palabra maldita inculcada por Pedro Sánchez como adhesión inquebrantable al PP. Se empiezan a poner de moda eufemismos como “la responsabilidad del desbloqueo” o “desbloqueo técnico”, pero pocos, muy pocos, son los que después de lo padecido apuestan por seguir enrocados en el “no” que llevaría automáticamente a unas terceras elecciones.

Con todo, la situación sólo la podrán desbloquear en una o varias reuniones en el Palacio de La Moncloa el nuevo presidente de la gestora socialista, Javier Fernández y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. El primero de esos encuentros se celebrará antes del Comité Federal socialista, es decir casi con toda probabilidad la próxima semana.

Vídeos relacionados

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia



";